Proyectan una gran área de servicio en Olmillos de Sasamón

F. TRESPADERNE
-

Hijos de Julio Sadornil ocupará 8.000 metros cuadrados para cuatro calles de servicio doble, una tienda de 150 metros, tren de lavado de coches, aparcamiento y otros servicios. A los siete empleos actuales se sumarán otros tres

El estado de alarma obligó a paralizar las obras de ampliación del aparcamiento, que se aprovechará para nueva estación de servicio que se levantará al lado de esta. - Foto: Valdivielso

La empresa Hijos de Julio Sadornil, propietaria de la estación de servicio que lleva funcionando desde hace cincuenta años en la localidad de Olmillos de Sasamón, en el kilómetro 545 de la carretera Logroño-Vigo y en la salida 135 de la A-231 (Camino de Santiago), ha iniciado (estaban paradas por las restricciones del estado de alarma a las empresas del sector) los primeros trabajos para la construcción de un área de servicio totalmente nueva con el fin de mejorar y ampliar los servicios que viene prestando en la actualidad.

El proyecto, que está a la espera de la aprobación definitiva de la recalificación de los terrenos, contempla ocupar un total de 8.000 metros cuadrados en la zona donde están ubicadas las instalaciones actuales, «que no las vamos a desmontar, las vamos a dejar sin servicio a la espera de poder utilizarlas en un futuro, por ejemplo para habilitarlas como punto de recarga para coches eléctricos», señalan desde la empresa. 

En la superficie ocupada, en la que ya han comenzado los trabajos de excavación y preparación para el hormigonado, la intención era utilizar esa zona como aparcamiento para esta Semana Santa, el proyecto contempla habilitar cuatro calles de servicio doble, un área de descarga de tanques y maniobra, un tren de lavado rápido de coches y depuradora, una amplia zona de aparcamiento y también un edificio de 260 metros cuadrados en el que se ubicarán los aseos, una tienda y una especie de cafetería de servicio rápido, «como las que funcionan en Noruega o Dinamarca, con repostería y bocadillos, un modelo que ya se está implantado en otros países europeos», matizan desde la empresa. 

La tienda es una apuesta importante de este proyecto, ya que en ellas se venderán los famosos quesos de Sasamón que elaboran en sus fábricas los hermanos Sadornil y otros productos de la comarca y provincia. «La tienda ocupará 150 metros cuadrados, es decir más de la mitad del espacio de esta zona de servicios», señalan, e insisten en que es una apuesta por el desarrollo económico de la zona y por la creación de empleo. En este sentido indica que la previsión es crear tres o cuatro puestos de trabajo, que se sumarán a los siete actuales, cuando las nuevas instalaciones estén a pleno rendimiento.

En relación al actual área de servicio, el plan de estos empresarios es dejarla como se encuentra, «no las vamos a desmantelar, las marquesinas y otros elementos son prácticamente nuevos, y la dejaremos como está a la espera de ver como evoluciona la implantación del coche eléctrico en los próximos años y llegado el momento valoraremos la posibilidad de utilizarlas como punto de recarga eléctrica», indican los hermanos Sadornil, que siguen apostando por las inversiones en el medio rural, «con recursos propios» matizan, apuntando que se trata de «una importante inversión para sacar adelante un proyecto en el que venimos trabajando desde hace años y que tiene como objetivo ampliar y mejorar los servicios a nuestros clientes».

Por lo que respecta a los plazos para poner en marcha las nuevas instalaciones, estos empresarios indican que en la actual situación es muy difícil establecer fechas, pero aseguran que en el momento que tengan la recalificación de los terrenos la empresa constructora comenzará a ejecutar los trabajos, que no se deben prolongar más de cuatro meses, «pero en esta situación es posible que todo se dilate en el tiempo y que no puedan estar operativas las instalaciones antes de un año», indican con resignación, ya que su objetivo es abrir cuanto antes y para ello van a hacer todo lo posible. Lo que sí retomarán una vez se levante el Estado de Alarma, y el sector de la construcción vuelva a la actividad, son las obras de hormigonado de la zona para ampliar el aparcamiento, un proyecto que se aprovechará para las futuras instalaciones.

Empresa familiar. El padre de los actuales propietarios, Hijos de Julio Sadornil, comenzó hace sesenta años a vender carburante para los primero tractores que llegaron a la comarca, algunos eran de oruga y muy lentos para desplazarse hasta el punto de venta, y se lo llevaba a los agricultores en garrafas con caballos. El negocio fue prosperando y hace cincuenta años decidió montar la gasolinera de Olmillos de Sasamón, al pie de la carretera Logroño-Vigo, para ampliar el negocio a los turismos y camiones que circulaban por esta vía. 

Con el paso de los años, sus hijos han continuando invirtiendo en este negocio para mejorar las instalaciones y servicios, y ahora acometen un ambicioso proyecto para que esta gasolinera de pueblo tenga la consideración, al disponer de un restaurante rápido, de área de servicio de la A-231 con el que esperan atraer nuevos clientes que, además de repostar, podrán adquirir los quesos de Sasamón.