La lucha por la igualdad no cesa

SPC
-

Unas 35.000 personas salen a las calles de la Comunidad para reclamar una igualdad real, el fin de la violencia de género y la ruptura de la brecha salarial

Momento de la manifestación que recorrió las calles de Ponferrada (León) - Foto: Ical

Una ‘marea morada’, formada por entre 35.000 y 45.000 personas según distintas fuentes, volvió a salir este 8 de marzo a las calles de las principales ciudades de Castilla y León para, aprovechando la celebración del Día Internacional de la Mujer, levantar la voz y reclamar una igualdad real entre hombres y mujeres, así como la eliminación de la brecha salarial o la violencia de género, que cada año se cobra la vida de decenas de mujeres. Una jornada reivindicativa a la que ni el coronavirus ni la lluvia en algunas capitales restó afluencia, y las marchas volvieron a ser en su mayoría multitudinarias, informa Ical.
Con el color morado como protagonista en las pancartas, carteles e incluso complementos de muchos de los manifestantes, como símbolo de la lucha feminista, los actos se sucedieron desde primera hora de la mañana y las manifestaciones recorrieron las principales calles de las grandes ciudades de la Comunidad durante toda la jornada. Por la mañana fue el turno de Ávila, Palencia, Salamanca, Soria y Valladolid, mientras que las movilizaciones tuvieron lugar por la tarde en Burgos, León, Segovia y Zamora.
La manifestación más multitudinaria fue la de León, donde 12.000 personas, según fuentes de la Policía Local y 4.500 según la Subdelegación del Gobierno, salieron a la calle a ritmo de batucada, con decenas de pancartas y cientos de carteles con frases reivindicativas y coreando lemas a favor de la igualdad. ‘Si nosotras paramos, se para el mundo’, ‘Sin puteros no hay trata ni prostitución’, ‘Por la igualdad y contra la violencia machista’ son algunos de los mensajes que se podía leer en una sonora y colorida marcha que partió de la plaza de Guzmán para concluir frente al Parador de San Marcos.
Incidente en Burgos

Durante la manifestación que congregó a unas 9.000 personas -4.500 según la Subdelegación del Gobierno- enBurgos, un  grupo de mujeres se dirigieron al alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, que estaba acompañado por el secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, y le reprocharon su presencia, tanto por su condición de hombre como de político. Otras presentes, sin embargo, reconocieron que eso no era «feminismo». «Ni me molesta él, ni los hombres, os necesitamos», indicaron.