La Gran Recogida aspira a los 200.000 kilos de comida

Gadea G. Ubierna / Burgos
-
Herrero (segundo izquierda ) indicó que el próximo reto del Banco es conseguir elaborar unas dietas más variadas. - Foto: Ángel Ayala

Alrededor de 750 voluntarios y 55 establecimientos se han sumado a la campaña más importante de Banco de Alimentos, que se celebra este viernes y este sábado en todo el país

El Banco de Alimentos de Burgos se ha marcado el reto de incrementar en un 17% la cantidad de comida acopiada en la Gran Recogida y pretende llegar a los 200.000 kilos en toda la provincia. En esta operación, que se desarrollará de forma simultánea en todo el país el viernes y el sábado (27 y 28 de noviembre), participarán unos 750 voluntarios y unos 55 negocios de alimentación, casi todos supermercados y grandes superficies. El presidente de la delegación burgalesa de la entidad, José Luis Herrero, agradeció ayer la predisposición de la ciudadanía a colaborar y destacó que la peña Antonio José se ha sumado a esta edición y se encargará del almacenamiento en un establecimiento de la avenida de la Constitución.
Esta campaña especial suele organizarse como paso previo a la Navidad y podría decirse que tras esta crisis se ha convertido en un acto casi imprescindible. De hecho, Herrero aseguró ayer que si bien es cierto que el problema del paro no tiene la misma magnitud que hace ocho años, la precariedad laboral no permite a las familias más vulnerables salir de la situación de riesgo. «Uno de cada siete trabajadores está en el umbral de la pobreza. El hambre está ahí, esa es la realidad», aseveró Herrero, añadiendo que de ahí la necesidad de incrementar la cantidad de productos recabados.
En este sentido, señalaron que los artículos más demandados y de los que más carestía se aprecia son leche, azúcar, aceite, conservas de pescado y, aunque escapa de lo habitual, pañales de bebé y productos de higiene personal como gel y champú.
Todo ello se trasladará a las naves que la entidad tiene en la N-1 y se distribuirá a las familias a través de entidades y organizaciones especializadas como Cáritas o Cruz Roja.  A finales del pasado octubre se habían distribuido ya dos millones de artículos entre unas 9.000 personas necesitadas, unas cifras muy semejantes a las del año pasado.
fajas y blusas. La peña Antonio José ha sido pionera al sumarse como colectivo a la Gran Recogida, una iniciativa que la directiva de la entidad espera que tenga continuidad en próximas campañas con otras peñas de blusas y fajas de la capital. «Esperamos que abra el camino a otras colaboraciones», dijo Herrero.
La Gran Recogida no solo se celebra en capitales, sino también en los principales municipios. En Burgos serán Aranda, Miranda, Medina de Pomar, Lerma, Salas, Briviesca y Villadiego. En total, 23 establecimientos y unos 250 voluntarios, a los que hay que sumar las 32 tiendas y los más de 500 voluntarios que harán turnos en la capital. «El número de inscritos es verdaderamente sorprendente», apuntaron el presidente del Banco y el coordinador de esta campaña, Ignacio Bravo.