La mitad de los colegios ya tienen menos de 50 alumnos

A.C.
-

Los docentes de Merindades demandan a Educación que se incentive a los profesionales para lograr una mayor estabilidad de las plantillas rurales, en las que la media de maestros sin plaza definitiva es del 65%

La mitad de los colegios ya tienen menos de 50 alumnos

El progresivo envejecimiento de la población de Las Merindades se refleja ya en sus centros escolares, que mayoritariamente han perdido alumnos este curso, con las excepciones de los colegios del Valle de Tobalina y el Valle de Mena (ver cuadro). Además de ello, por primera vez en su historia, la mitad de los ocho colegios de la comarca ya están por debajo del medio centenar de escolares, con la entrada del Tesla de Trespaderne en el grupo de los centros con menor matrícula. Sus profesionales ven muchas ventajas en el bajo número de alumnos que atienden en las aulas y en la atención casi personalizada que pueden ofrecerles, pero lamentan la excesiva movilidad de las plantillas, con unas tasas de maestros sin plaza definitiva en la comarca que alcanzan una media del 65% y llegan al extremo en el Tesla de Trespaderne, que este año ha iniciado el curso con todo el claustro nuevo.
Merindades cuenta este curso con 126 docentes en los ocho colegios para atender a 1.374 alumnos frente a los 1.397 del pasado curso. De ellos, el 65% son interinos o funcionarios en prácticas que aprobaron las recientes oposiciones, pero que mayoritariamente elegirán otros destinos, al proceder de provincias de toda la región. Por centros, las diferencias se acentúan y los peor parados son los colegios más pequeños, que elevan esa media al 76% de la plantilla. En los colegios del Valle de Tobalina y el Valle de Losa solo las respectivas directoras permanecen estables en la plantilla, mientras que el resto de compañeros varía casi cada año. De todos los centros rurales, el colegio agrupado Rosa Chacel, que se ubica en dos sedes, Soncillo y Pedrosa de Valdeporres, es la excepción, una isla en Las Merindades, con solo un 43% de plantilla sin plaza definitiva, en la que 4 de los 7 profesores llevan más de una década impartiendo clases en sus aulas.
Fórmulas de éxito. Loreto Ruiz, directora del Rosa Chacel, destaca que «el ambiente del colegio es muy bueno» y que, aunque el centro trabaja «con fórmulas de éxito educativo, se trata de hacer partícipes de ellas a los interinos que llegan nuevos, sin imponérselas con el fin de que haya un buen clima».  «La mezcla de diferentes métodos educativos» es una de las bases del proyecto del Rosa Chacel y otros centros rurales de la comarca, que  apuestan por sumar a la enseñanza tradicional, otros métodos avalados por el éxito educativo.
Sin embargo, si en algo coinciden prácticamente todos los profesionales consultados por DB, integrantes todos ellos de los equipos directivos de los centros, es que la excesiva movilidad de las plantillas lastra especialmente el desarrollo de un proyecto estable de centro. Los profesionales lamentan la dificultad para implantar «nuevas metodologías educativas» cuando cada dos o tres años el claustro casi se renueva por completo. 
En Trespaderne, el novel equipo que se acaba de formar ha tenido que familiarizarse primero con los niños y, poco a poco, con las familias. Para contrarrestar el esfuerzo, sus responsables admiten que «el centro está muy bien dotado de profesores, lo que permite muchos desdobles». Pero posiblemente el próximo curso, ninguno de sus ocho profesores repita. Sucederá lo que viene ocurriendo curso tras curso, que apenas uno o dos profesionales permanecen.
Muchos docentes consideran que la Consejería de Educación debería de incentivar a los profesionales para que se decanten por estos centros, donde la interinidad es la norma y la movilidad impide crear plantillas estables. Una de las formas que proponen y que, incluso han solicitado a Educación, es la de dotar con mayor puntuación a quienes apuesten por mantenerse ene un centro rural durante varios cursos.  Para ello debería de modificarse el actual sistema, por el que los interinos con más puntuación pueden desterrar de su puesto a los que suman menos puntos, aunque lleven un par de cursos en el mismo colegio y tengan el deseo de continuar en él. 
Mientras, todos los profesionales coinciden en que la lejanía de las grandes urbes, donde se concentra la residencia de la mayoría de docentes, es uno de los principales obstáculos para que los funcionarios se decanten por plazas en las escuelas rurales. Ni siquiera las recientes oposiciones, en las que se convocaron numerosas plazas de la comarca, van a servir para que se ocupen. En el colegio San Isidro de Medina ejercen nada menos que 10 docentes en prácticas que acaban de aprobar la oposición en junio, pero «ninguno» lo elegirá como destino definitivo el próximo curso.
difícil cobertura. Los colegios más grandes no escapan al problema. En Medina, 16 maestros tienen plaza definitiva frente a 21 que no. En Villarcayo, son 19 los interinos y en prácticas y solo 11 los docentes con plaza definitiva. En Espinosa solo 4 maestros tienen plaza definitiva y 10, no. Pese a ello, «se buscan soluciones», como explican desde los colegios. Educación admite que la tasa de interinidad en Las Merindades supera a la de otras áreas «por ser destinos de difícil cobertura, al estar alejados de los núcleos más grandes». Pero añaden que «la interinidad nunca puede ser sinónimo de deterioro o descenso en la calidad de la enseñanza, dado que todos los integrantes acceden a sus puestos mediante un proceso de baremación de méritos que garantiza el cumplimiento de los requisitos para el acceso a la función docente». 

 

Matricula colegios merindades


CENTROS                                              2018/2019    2019/2020    Diferencia


CEIP VALLE DE LOSA                                   33                    25                 -8
CEIP VALLE DE TOBALINA                          30                    32                 +2
CRA ROSA CHACEL (*)                                 51                   47                  -4
CEIP TESLA                                                    63                    47                 -16
CEIP SANTA CECILIA                                   159                  157               -2
CEIP NTRA. SRA. DE LAS ALTICES            231                  253               +22
CEIP PRINCESA DE ESPAÑA                      358                  340               -18
CEIP SAN ISIDRO                                          474                  459               -15
TOTAL                                                           1.397              1.374              -23


FUENTE: Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León.
(*) Agrupa a los colegios de Soncillo (33 alumnos) y Pedrosa de Valdeporres (14 alumnos).