scorecardresearch

La conducta de cada perro, a análisis en la nueva ordenanza

C.M.
-

Da marcha atrás en la realización de un catálogo «exhaustivo» para reconocer más razas de perros peligrosos para adaptarla a la ley nacional, que lo elimina

Imagen de archivo de un perro peligroso. - Foto: Patricia

El Ayuntamiento había comenzado a trabajar en la elaboración de una nueva ordenanza sobre la protección y tenencia responsable de animales de compañía entre cuyas novedades quería introducir una catalogación exhaustiva para recoger más razas de perros peligrosos de cara a facilitar su control, la autorización administrativa para su tenencia y las intervenciones policiales en casos de incumplimiento. 

Sin embargo, el anuncio de que el Estado va a modificar la Ley 50/99 sobre animales potencialmente peligrosos para evaluar el comportamiento de cada animal sin tener en cuenta la raza concreta con la que ha nacido ha obligado a dar marcha atrás. Ahora el Ayuntamiento deberá analizar la conducta de cada can aunque todavía no se ha concretado cómo se hará. «La nueva ordenanza no hará mención a ningún tipo de raza peligrosa y nos remitiremos a lo que diga la normativa nacional para considerar a los perros potencialmente peligrosos. No haremos catalogación ni referencia a ninguna raza en concreto», señaló la concejala de Sanidad, Blanca Carpintero. 

La normativa establecerá un mecanismo de validación en función del comportamiento de cada animal. Además, prevé que aquellos animales que necesiten algún ‘manejo particular’ sean educados con técnicas de mejora de su comportamiento para que dejen de ser peligrosos. También se establecerá un sistema de registro de protección animal con el que se diseñarán diferentes métodos de identificación.

Otra de las novedades es la instauración de un registro nacional de criadores de compañía al que se incorporarán tanto a profesionales como aficionados, pero solamente los que estén incluidos en esa lista podrán ser calificados como criadores oficiales. Hasta ahora la legislación autonómica y municipal establecía que había que ser un experto. Finalmente, también habrá otro registro nacional de inhabilitación para la tenencia de animales de compañía en la que se incluirá a todos los condenados por maltrato animal. 

En la actualidad las razas consideradas peligrosas son: Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffodshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu y Akita Inu. En la última década había censados en la ciudad unos 400. 

La Concejalía de Sanidad inició la tramitación de la nueva ordenanza en febrero dado que la que está en vigor se ha quedado obsoleta al datar de 2009. El número de mascosas no solo se ha visto incrementado en el caso de los perros, que están obligados a ser censados por sus dueños, sino también de otros animales. De ahí que en el nuevo documento se incluirá la obligatoriedad de que los gatos domésticos lleven microchip para su identificación al igual que los perros aunque se dará un plazo de transición de un año a los dueños para adaptarse a la nueva normativa. 

También se regulará el control de gatos callejeros a través del procedimiento de captura, esterilización y suelta (CES) y se identificará a las personas que alimentan a las colonias repartidas por la ciudad. Está previsto dar un carné a las personas que estén acreditadas para dar de comer a estos gatos y habrá una o dos por colonia. Además serán el referente que comunique al Ayuntamiento cualquier anomalía», señaló la concejala. 

Consulta pública previa. La Concejalía de Sanidad ha iniciado una consulta pública previa para que los ciudadanos puedan participar en la elaboración de la ordenanza. Se podrán presentar las aportaciones que se consideren hasta el 21 de octubre a través de un correo electrónico (servicio010@aytoburgos.es o medioambiente@aytoburgos.es) o en el Registro Municipal. Los objetivos de la nueva ordenanza son garantizar el bienestar de los animales de compañía mejorando la aplicación de la normativa, detallando las obligaciones de los propietarios, las prohibiciones ciudadanas y los procesos de adopción.