Un herido por arma blanca tras una pelea en el bar Penthouse

R.C.G.
-

La víctima dejó un reguero de sangre en su camino hasta el ambulatorio y tras ser atendida, fue trasladada al hospital para ser intervenida quirúrgicamente

Un herido por arma blanca tras una pelea en el bar Penthouse

Una persona resultó herida por arma blanca este fin de semana tras una pelea en el bar Penthouse, ubicado en la calle Ramón y Cajal. La víctima llegó por sus propios medios al Centro de Salud, dejando por la acera un reguero de sangre que como publicaba ayer DB tuvo que ser limpiado por los Bomberos. Sin embargo la herida presentaba más gravedad de lo pensado por lo que tuvo que ser trasladado al hospital, donde incluso fue intervenido quirúrgicamente.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del sábado al domingo, concretamente pasadas las 07.00 horas. Tras la reyerta, agentes de la Policía Local se personaron en el bar para identificar al agresor, que no reside en la ciudad. 

Hace menos de un año una redada en dicho establecimiento se saldó con nueve personas denunciadas por posesión de droga y 36 identificadas. Además durante el registro se encontró una porra extensible, que es un arma prohibida, y se levantó acta contra el local porque los dos porteros no contaban con los permisos necesarios para ejercer dicha función.

Tras esa actuación policial, que estuvo motivada por las quejas vecinales y que se enmarcó dentro de un plan de refuerzo de la vigilancia en las zonas de ocio nocturno para evitar peleas y combatir el tráfico de estupefacientes en Miranda de Ebro, el bar estuvo cerrado durante un tiempo aunque nuevamente ha vuelto a abrir sus puertas.

 

MÁS DENUNCIAS

En otro orden de cosas un vecino ha sido denunciado por contravenir una ordenanza municipal y arrojar agua con un cubo por la ventana de su vivienda cuando pasaban peatones. El inmueble está ubicado en la calle Real Allende y el suceso tuvo lugar a plena tarde.

En otra actuación, Policía Local y Bomberos tuvieron que intervenir tras recibir una llamada alertando de que frente a la puerta de un domicilio de la calle Pérez Galdós salían aguas fecales, lo que hizo necesario cortar la llave de paso de la acera.