México tiende la mano a EEUU pero pide compromiso

EFE
-
México tiende la mano a EEUU pero pide compromiso - Foto: JORGE DUENES

López Obrador reitera su disposición al diálogo con Trump tras la no imposición de aranceles sobre los productos locales pero pide al Gobierno estadounidense respeto por los derechos de los migrantes y apoyo a un plan de desarrollo para Centroamérica

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha celebrado el acuerdo alcanzado con Estados Unidos que evitará la imposición de aranceles a los productos mexicanos y tendió la mano a Donald Trump, pero le avisó de que "los compromisos se cumplen".
El dirigente presidió en la ciudad fronteriza de Tijuana el Acto de unidad en defensa de la dignidad de México y en favor de la amistad con el pueblo de Estados Unidos, que se desarrolló con un tono mucho más conciliador del esperado después de que ambos gobiernos cerraran un pacto de última hora.
"No levanto un puño cerrado, sino una mano abierta y franca. Reiteramos la disposición a la amistad, el diálogo y la colaboración", dijo arropado por destacados miembros del Ejecutivo, la práctica totalidad de los 32 gobernadores del país y representantes del Congreso mexicano.
El líder izquierdista celebró que la víspera "se impuso la política sobre la confrontación" y destacó que por parte de su homólogo estadounidense "hubo voluntad para buscar una salida negociada al conflicto".
Pero, a su vez, avisó de que "los compromisos se cumplen" y, si bien México reforzará su frontera con Guatemala, el Gobierno estadounidense deberá respetar los derechos humanos de los migrantes y apoyar un plan de desarrollo para Centroamérica.
En el acto también tomaron la palabra el presidente del Consejo Coordinaro Empresarial, Carlos Salazar, así como activistas por los derechos humanos de los migrantes, una representante de los pueblos indígenas de México y un portavoz de la comunidad evangélica.
En cambio, los opositores Partido Acción Nacional (PAN) y Partido de la Revolución Democrática (PRD) rechazaron este evento y arremetieron contra el acuerdo por considerar que el Gobierno mexicano se rindió ante la exigencia de militarizar la frontera cn Guatemala.