A la caza del conejo

P. Velasco
-

Medio Ambiente defiende que la inclusión de esta especie en la media veda es «un paso importante» para facilitar el control de las poblaciones en la región, aunque las opas exigen medidas excepcionales y la declaración como plaga

Caza de conejos con hurón en una carretera de la provincia de Burgos. - Foto: Patricia González

La proliferación de las poblaciones de conejos quita el sueño a muchos agricultores. Esta especie está causando daños en numerosos cultivos, principalmente el viñedo en denominaciones de origen como Cigales o Ribera del Duero. Las organizaciones agrarias ya han reclamado la declaración oficial de plaga para poder adoptar medidas excepcionales, sin embargo desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente consideran que ya se ha dado un «paso importante» para facilitar el control de los conejos al incluirlo como objeto de caza en la media veda.
La presencia de numerosos conejos afecta principalmente a las provincias de Valladolid, Burgos, Segovia y Palencia, como denuncian las opas. Según la información facilitada por la Dirección General de Patrimonio Natural y Política Forestal de la Junta, se elaboran periódicamente estudios para determinar los municipios donde las densidades de este animal y los daños son elevados. Los últimos datos, recopilados en 2018, determinan que existen 274 términos municipales afectados de la Comunidad.
Ante esta situación, los agricultores siguen insistiendo en la necesidad de que la Administración regional apruebe la declaración oficial de plaga que active la toma de medidas excepcionales, entre ellas un permiso de caza para los 365 días del año y durante 24 horas como ya se hace en otras comunidades. Dichos permisos, como reclaman las opas, deben ser para todas las modalidades -con red, escopeta y hurones- porque «lo que contempla la ley de caza en este momento no evita un problema que de no atajarse puede ser tan grave o incluso más por el número como el de los topillos».
Sin embargo, desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente consideraron que se han facilitado todas las medidas para la caza y el control de los conejos, y recordaron que se trata de una especie cinegética cuya gestión le corresponde a los titulares de los cotos, tanto la caza como el resto de las medidas de gestión, incluidos los controles poblacionales, así como la indemnización de los daños si fuera preciso.
Medidas.

Desde la Dirección General de Patrimonio Natural y Política Forestal concretaron que este año se ha ampliado la inclusión del conejo como objeto de caza en la media veda para todos los cotos que lo estimen oportuno, ya que el año pasado solo se contemplaba para algunos. Dicho procedimiento se podrá aplicar cuando sea posible en función de las poblaciones existentes y que así lo recojan sus planes de ordenación cinegética.
Además, las mismas fuentes señalaron que ya el año pasado se aprobó una instrucción que simplifica y facilita el procedimiento de concesión de los controles poblaciones, a lo que se añade este año como novedad la implantación de un sistema de solicitud y autorización electrónicas, que agiliza la tramitación y permite que dichas autorizaciones lleguen en un tiempo muy reducido a los solicitantes directamente a su correo electrónico.
Desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente no se descarta volver a reunir la Mesa de Trabajo con Adif y otras administraciones que se constituyó cuando el problema de los conejos se extendía a más de 300 municipios de la Comunidad y la necesidad del control afectaba en muchos casos a infraestructuras viarias y carreteras.
Quemas controladas.

Pese a estas medidas, los afectados siguen pidiendo actuaciones más contundentes como el desbroce inmediato de cunetas y caminos, bordes de autovías y ríos, y si es necesario, quemas controladas coordinadas con la administración y realizadas con las debidas precauciones, «allí donde con la limpieza mecánica sea imposible llegar».
Desde los colectivos afectados y opas se reclama también la actuación inmediata en los vertederos, «verdadero foco de cría y proliferación de estos animales». Consideran que las administraciones deben responsabilizarse de mantener limpios y libres de plagas estos vertederos, e incluso clausurar los que pongan en riesgo la salud. También aumentar la vigilancia sobre los ilegales persiguiendo su eliminación, ya que son un lugar ideal para la proliferación de estos animales, como denunciaron.
Desde las principales organizaciones agrarias de la Comunidad se pidió, además, que se estudien medidas de control de la natalidad de estos animales y que Fomento, Confederación Hidrográfica del Duero, Adif y Medio Ambiente se responsabilicen de los daños que los conejos están causando a los cultivos por no ocuparse de sus funciones y responsabilidades que las tienen por dejadez manifiesta.
«Lamentablemente cada vez son más amplias las zonas en Castilla yLeón donde la proliferación de los conejos es una emergencia», señaló Valentín García, miembro de la Ejecutiva de UCCL.
Por su parte, desde la Federación de Caza de Castilla y León, su presidente, Santiago Iturmendi, reconoció que la caza es la herramienta «más eficaz» para luchar contra la superpoblación de conejos, pero no la única porque hay zonas donde llegan estos animales y no se puede practicar la caza como los linderos de las vías de tren o de carreteras. «El conejo es una especie muy particular porque hay zonas de la Comunidad donde hay plagas y otras que no», indicó Iturmendi, que consideró que en esas zonas sí deberían adoptarse medidas excepcionales como la autorización de la caza durante todo el año, al igual que ya se hace en otras comunidades autónomas, tanto para el conejo como el jabalí.