El HUBU estima que llegaremos a los 1.500 infectados

DB
-

El hospital de Burgos instalará una carpa en el aparcamiento de urgencias para realizar triajes de manera más rápida e incrementar su capacidad de respuesta. Hay 22 pacientes críticos por coronavirus en la UCI

El HUBU estima que llegaremos a los 1.500 infectados - Foto: Luis López Araico

Los responsables médicos del Hospital Universitario de Burgos, que han ofrecido hace unos minutos una rueda de prensa por vía telemática, han adelantado que prevén que el número de afectados por el coronavirus pueda llegar a 1.500 en los próximos días, de los que un 6% serán pacientes críticos.

En la comparecencia del gerente del HUBU, José María Romo, y de algunos jefes de Servicio (Luis Buzón, Carmelo Villafranca, José Antonio Fernández Ratero y Juan Manuel de Vicente), se ha confirmado que en estos momentos hay 56 personas infectadas con el Covid-19 ingresadas en el hospital, de las cuales 22 se encuentran en la UCI en estado muy grave. Su media de edad oscila entre los 55 y 60 años.

Además, han anunciado que se va a instalar una carpa en el aparcamiento de Urgencias para realizar triajes de manera más rápida y así poder incrementar su capacidad de respuesta. También han pedido a la Consejería de Sanidad 20 respiradores más por la importancia de la ventilación mecánica.

Durante la rueda de prensa celebrada hoy, los responsables también han señalado que el "escenario más sencillo y con gran esfuerzo" sería tener 65 pacientes en ventilación mecánica, un número que consideran "razonable", aunque afirmaron que con más espacios y ventilación se podría llegar a los 80 o 90 pacientes "a la vez". Asimismo explicaron que con cifras por encima de estas tendrían "problemas" y requerirían de los ventiladores del hospital de Recoletas de Burgos.

Sin patologías previas. Por otro lado, a preguntas de los medios acerca de si los pacientes ingresados actualmente en el centro presentaban patologías previas o eran de avanzada edad, Ratero recalcó que "se ha trasmitido un concepto erróneo" en relación al virus, señalando que todos los pacientes ingresados se encuentran entre los 55 y 60 años, y solo una persona ingresada supera los 80 años. 

Al respecto señaló que en la información que manejan de otros países, "hasta el 30 por ciento de los enfermos no tenían pluripatologías ni eran personas mayores", por lo que que este concepto tiene que "cambiar". Asimismo subrayó que en las revistas de medicina se especifica que la curación de los pacientes "lleva tiempo" y que los supervivientes en la UCI al Covid-19 tardaron 28 días en ser dados de  alta. "Es un mensaje que transmite la gravedad de la enfermedad", dijo.

En relación al centro indicó que tres de las plantas del Hospital Universitario de Burgos se encuentran actualmente dedicadas a pacientes afectados por coronavirus, y que está previsto ampliar más. Al respecto recalcaron que la situación es "grave", por lo que requiere establecer un "control óptimo" de los ingresos y las altas en la medida que resulte posible.

Durante la intervención ante los medios quisieron dejar claro que "ningún hospital se estructura y dota para resistir una pandemia", advirtiendo así que en el HUBU se encuentran en una "situación extrema no contemplada en la configuración ordinaria".

Medidas del centro. Por su parte, el jefe de servicio de Medicina Intensiva, Luis Buzón, recalcó que es "absolutamente esencial" tener un control en el flujo de ingreso de pacientes por Covid-19, señalando que desde el HUBU se seguirá asistiendo a varios niveles. Por un lado la población civil, a la que calificó como la "verdadera clave" para resolver esta situación, indicando que el confinamiento no es una "medida estética ni casual", sino que es la clave para solucionar esta crisis. Asimismo quiso trasladar a la ciudadanía que esta medida no comenzará a ser efectiva hasta dentro de cuatro semanas, momento en el que se habrá "cortado la cadena de transmisión".

Dentro de las medidas que llevará a cabo el Hospital, anunció que en los próximos días se implantará una carpa en el parking del HUBU, delante del acceso a Urgencias, que servirá para "intentar optimizar el flujo de pacientes". Al respecto señaló que no se trata de una carpa medicalizada para hacerse las pruebas del Covid-19, sino que permitirá a los profesionales ser "más ágiles" y poder cribar pacientes, que serán enviados a sus domicilios u hospitalizados. 

Según explicó, en ella se utilizará un pulsímetro, que permitirá determinar la oxigenación en sangre del paciente, que junto al aspecto clínico que presente, permitirá a los profesionales determinar quién necesita acceder a un segundo nivel de cribado o por el contrario regresar a su hogar.

En este punto, Buzón señaló que en el hospital se encuentran en una "situación de medicina de guerra", por lo que esta 'carpa' surge con el objetivo de "crear un protocolo" que permita agilizar el proceso, aunque no será diagnóstica, tal y como recalcó.

Por otro lado, destacó que el centro se encuentra "preparado para hacer todo lo que esté en su mano", trasladando un mensaje positivo a la ciudadanía y recordando que "grandes profesionales están dispuestos a trabajar mañana tarde y noche" para ayudar a los pacientes. Sin embargo indicó que siguen necesitando material de manera "urgente y categórica". "Sin él nos infectaremos todos. O protegemos al personal o será inmanejable", advirtió. 

Con respecto al personal que se encuentra trabajando, el responsable del personal de Enfermería del Hospital, Carmelo Villafranca, señaló que se ha llevado a cabo una reorganización de los profesionales ante esta situación, en las unidades con mayor demanda. Asimismo quiso destacar el "numeroso" ofrecimiento de las enfermeras que se han prestado a ayudar en esta situación, e informó de que se han incrementado los contratos y ampliado otros, con el objetivo de "reforzar" las unidades de acción.