Obligarán a compartir asfalto en San Lesmes a bicis y coches

P.C.P.
-

El Ayuntamiento ejecutará con coste mínimo una ampliación de la red entre Reyes Católicos y el bulevar y de Casa la Vega al HUBU

Obligarán a compartir asfalto en San Lesmes a bicis y coches

El Ayuntamiento de Burgos acometerá una ampliación del carril bici de bajo coste en dos zonas, el entorno del plaza España y de Casa la Vega al HUBU, en la que la mayoría de los tramos aprovecharán el firme existente, bien sea acera o asfalto, para ajustar presupuesto y plazos de ejecución. De hecho, ciclistas y conductores tendrán que compartir parte del itinerario por la calzada, tanto para acceder desde Reyes Católicos al bulevar como para regresar por las calles Vitoria y Santander y en otros tramos se limitará a pintarlo sobre la acera (ver recorrido detallado en los gráficos adjuntos).
La obra se ha adjudicado a Padecasa por 263.317,71 euros, casi 90.000 menos que el precio de licitación por el que salió a concurso hace prácticamente un año, con el anterior equipo de Gobierno. El periodo de ejecución es de 5 meses.

«Por el elevado coste de realizar carril con firme nuevo, esta solución solo se ha aplicado en la zona de Islas Baleares, avenida de la Paz en conexión con plaza España, calle Doctor Fleming entre Burgense y Santa Clara, y calle Covarrubias. En el resto se aprovechará el firme existente», se recoge en el proyecto. Incluso sus redactores reconocen que la modalidad a la que más se recurre para esta ampliación, la solución acera-bici, «no es las más idónea en el medio plazo» pero sí «la mas extendida» para «conseguir el mayor número de kilómetros ciclables en un ajustado equilibrio de coste-plazo», resumen.
Y no será por falta de alternativas. En el caso del paso por la calle SanLesmes se han planteado hasta 4 escenarios. El más llamativo pasa por «cambiar el sentido de la circulación de uno de los dos carriles actuales» y convertirlo en vía 30 para compartir uso, una solución que la ingeniería reconoce excede a su «capacidad de decisión» pero que «podría ser ejecutada en un futuro», apunta. Otra alternativa era construir un carril bici por sentido y reducir a solo uno el reservado para el tráfico rodado, además de estrechar calzada y acera en el tramo de carril único. También se ha descartado, aunque no se explican los motivos. La tercera se califica como «solución de compromiso» y pasar por compartir una acera que, «en ese tramos, al menos dispone de una anchura apreciable». Y la cuarta, que se describe como la peor, pues deja sin solucionar el sentido contrario y «solo se materializa sobre el terreno por la pintura de los límites externos del carril bici y algún pictograma», es la finalmente escogida.
Obligarán a compartir asfalto en San Lesmes a bicis y cochesObligarán a compartir asfalto en San Lesmes a bicis y cochesEsta técnica se desecha precisamente en el tramo siguiente, que va por la acera de la calle Doctor Fleming pegada al Cenieh, por considerar que el uso de la calzada por ciclistas «está aún en Burgos en una fase de maduración»  y se entiende que hay ancho disponible en la acera.
El proyecto sí conllevará mejoras en otros tramos, por ejemplo la zona entre las calles Burgense ySanta Clara, donde se ampliará la acera de poniente y se reordenarán los aparcamientos en batería y los bordillos curvos.

 

LEJOS DE LOS HUMOS

El tramo entre Gamonal Norte y el Hospital Universitario presenta menos problemas. En el camino Casa la Vega las aceras son anchas y con jardineras que permiten compartimentar las zonas para ciclistas y peatones «sin apenas interferencias entre ellos». Ya en la avenida Islas Baleares, el carril bici se encaja en el gran tramo de tierra existente entre la acera y las edificaciones, lo más alejado posible de la calzada «para evitar al máximo la afección de los humos de los vehículos», aunque se acerca al llegar al complejo hospitalario para conectar con su entrada.
Desde 2003 hasta la actualidad, en Burgos capital se han habilitado casi 55 kilómetros de carril bici, divididos en 78 tramos y «con una conexión claramente mejorable», según opinan los redactores de este proyecto de ampliación. «La única red ciclista con continuidad de la ciudad es la dispuesta en la ribera del Arlanzón. El resto de vías están mayoritariamente desconectadas. Además, existen un par de grandes vías este-oeste en la zona norte, y alguna en la zona sur, pero hay carencias en las conexiones norte-sur», además de tramos inconexos y una «gran escasez» en las zonas del centro. Precisamente estos dos aspectos son los que se intentan paliar con esta ampliación, que en distancia apenas supone 4 kilómetros y cuya operatividad, al menos en el centro, está por ver.