De Guindos tilda de inaudito que las cuentas no se auditaran

SPC
-
De Guindos tilda de inaudito que las cuentas no se auditaran - Foto: Zipi

El exministro de Economía niega que presionara a Rato para que dimitiera de Bankia en la cita que tuvo con los presidentes de las principales entidades financieras, donde les avanzó el rescate bancario español

El juicio por la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011 sigue adelante con testimonios de personas de gran calado que vivieron en primera persona los hechos. Así, el exministro de Economía Luis de Guindos compareció ayer desde Francfort por videoconferencia y negó que pidiese la dimisión del expresidente de Bankia en una reunión con los principales bancos en mayo de 2012, como manifestó Rodrigo Rato durante su paso por el banquillo. 
De Guindos declaró que el 4 de mayo citó a Emilio Botín (Banco Santander); Francisco González (BBVA); Isidro Fainé (CaixaBank), y  Rato (Bankia) para exponerles el nuevo real decreto por el que pediría más provisiones al BCE para el rescate bancario español. 
El economista sostuvo que no se abordó la dimisión de Rato y tampoco su plan de reestructuración. 
No obstante, el 8 de mayo me llamó por que estaba pensando nombrar a Goirigolzarri consejero delegado a lo que yo le respondí que «en absoluto, que convocara al consejo y dimitiera inmediatamente». 
El vicepresidente del BCE aseguró que conoció las cuentas de 2011 que se habían presentado a la CNMV sin informe de auditoría y su reacción fue «de enorme preocupación». «Era un hecho absolutamente inaudito».  
Tras la dimisión de Rodrigo Rato y el nombramiento de Ignacio Goirigolzarri como presidente de Bankia se procedió a reformular sus cuentas de 2011 sin la participación del Ministerio de Economía. 
El exministro subrayó que la constitución de la entidad y su salida a Bolsa fueron graves errores. 
En este contexto, señaló que la firma madrileña era «el caso más problemático del sistema bancario español», con una enorme exposición al sector inmobiliario y una de sus filiales, el Banco de Valencia, intervenida por el Estado. «Nadie se creía las cifras de los bancos españoles, la desconfianza era muy grande y Bankia era el caso más problemático del sistema financiero».
El exministro aseguró que intervino Bankia porque podía arrastrar al resto del sector. «Intervine Bankia ante los avisos del Banco de España y del FMI, puesto que había mucha alarma». «Bankia tuvo contactos con Unicaja y Liberbank, pero éstos no fructificaron». Incluso, aseguró que «el Banco de España estaba preocupado por la fuga de depósitos, el sector inmobiliario se estaba derrumbando y tenía una gran dependencia de liquidez del BCE».