Herráez "dispensa" de ir a misa pero los templos no cierran

AGENCIAS
-

Esta medida se mantendrá durante 10 o 15 días, en función de cómo se desarrolle la situación en la ciudad

Fidel Herráez, arzobispo de Burgos. - Foto: Luis López Araico

El arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, ha pedido "extremar las medidas higiénicas y sanitarias" así como evitar salir de casa y frecuentar lugares públicos ya que "prevenir el contagio es una responsabilidad ciudadana de primer orden en estos momentos".

En ese sentido, ha recordado que quedan suspendidas todas las actividades pastorales y devocionales que se realizan en la Diócesis de Burgos, por lo que "todos los fieles cristianos de la Diócesis de Burgos están dispensados de la asistencia a la celebración de la Eucaristía dominical y festiva" con especial hincapié en las personas mayores y más vulnerables.

Como alternativa, propone seguir la misa por radio, televisión o internet, aunque, por el momento, se mantendrán abiertos los templos. Así lo ha indicado el arzobispo en una carta con recomendaciones para contener la expansión del coronavirus en la que anima a que los fieles le sientan "especialmente cercano" en estos momentos de "incertidumbre y dificultad" en los que se percibe "la fragilidad del ser humano así como la potencialidad que anima en su corazón en expresiones de solidaridad".

"En cuanto a la celebración de exequias, las autoridades sanitarias nos invitan a evitar la concentración de personas. Por ello, se recomienda que únicamente participen en la celebración litúrgica los familiares y personas más allegadas. Suspéndanse también los cortejos fúnebres a los cementerios", agrega el comunicado.

Mientras, para el resto de celebraciones litúrgicas que no puedan ser trasladadas a otro momento más propicio, la Archidiócesis burgalesa recomienda seguir las medidas de prevención propuestas por las autoridades. En estas "especiales circunstancias", la comunidad diocesana se pone a disposición de las autoridades para facilitar e implementar las medidas que consideren más oportunas.

Cerradas al turismo, abiertas al culto responsable. La Catedral de Burgos, la iglesia de San Gil, la iglesia de San Esteban, donde se encuentra ubicado el Museo del Retablo, así como la iglesia de San Nicolás, cerraron esta mañana sus puertas al turismo como medida preventiva ante la propagación del virus Covid-19. 

Así lo confirmó hoy el delegado diocesano de Patrimonio, Juan Álvarez Quevedo, señalando que esta medida se mantendrá durante diez o quince días, en función de "cómo funciona la protección de la ciudad". "Están cerradas al turismo, pero abiertas al culto en la medida que sus responsables crean necesario".

Al respecto, Quevedo explicó que debido a la llegada del fin de semana, fecha en la que se produce una mayor presencia de fieles en las misas, se están planteando la posibilidad de "restringir" la entrada a estas ceremonias o incluso "repetir la misa en varios lugares, con el fin de que no haya excesiva concentración". Una medida que podría llevarse a cabo con el fin de "evitar aglomeraciones" que pudiesen facilitar la transmisión del virus.

El delegado diocesano de Patrimonio subrayó, además, que durante estos días se están llevando a cabo procesos de limpieza en el templo burgalés, especialmente en las zonas de culto.