La patata, en la jornada 'Universidad, campo y empleo'

I.P.
-

El grado de Ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural explicó a los agricultores burgaleses las nuevas tecnologías aplicadas al cultivo de la patata

La patata, en la jornada 'Universidad, campo y empleo'

Con un salón de grados lleno de un público inusual, agricultores de la provincia, durante la jornada técnica organizada por los profesores Milagros Navarro y Carlos Rad de la UBU y la empresa Lab Ferrer, el Dr Lincoln Zotarelli, del Departamento de Ciencias Hortícolas de la University of Florida (EEUU), explicó sus investigaciones relacionadas con el cultivo de la patata en Estados Unidos que tienen como objetivo mantener la calidad ambiental y mejorar la productividad y competitividad de los agricultores de forma sostenible. Zotarelli, ingeniero agrónomo brasileño y profesor universitario del estado de Florida, se centró en la importancia del riego y nitrógeno para este cultivo. Desde hace 15 años están estudiando alternativas de riego que son más efectivas en temas de riego por goteo, aspersión, uso de drenaje, fertilización de nitrógeno y aplicación localizada de abono en momentos apropiados cuando la planta lo necesita.

La patata, según explicó, es el cuarto cultivo del mundo de exportación en Estados Unidos y Florida es un punto estratégico de producción, que consiguen producir patatas a principio de primavera cuando el resto de los Estados Unidos tiene nieve. Lincoln Zotarelli relató los momentos esenciales para regar y abonar. “Durante todo el ciclo, la patata necesita agua principalmente durante la formación de tubérculos”, explicó. Este profesor universitario quien especificó que es necesario un porcentaje de nitrógeno del 30% en la plantación, un 50 % en emergencia cuando nace y el resto al iniciar el tubérculo.

En la inauguración, el jefe de servicio de Agricultura de la Junta de Castilla y León, Juan José Busto, agradeció la transmisión de los nuevos conocimientos y la aplicación de nuevas tecnologías de riego y de fertilización en el cultivo de la patata.Busto recordó que Castilla y León y, en concreto Burgos, es una gran productora de patata, tanto en patata de siembra como en patata de consumo, de las 68.000 Hectáreas de patata de consumo en España en 2018, el 28% de esta superficie estaba en Castilla y León.

El año pasado la producción de patata en España fue de algo más de 2 millones de Toneladas, de las cuales el 40% se produjeron en Castilla y León, lo que indica que los agricultores de la región están muy por encima de la media nacional en cuanto a rendimientos y, en cuento a la superficie de patata de siembra en España en 2018 se cultivaron 2.146 Hectáreas, de las cuales el 70% se cultivaron en Castilla y León.

La producción nacional de patata de siembra fue de 32.500 t6oneladas. De las cuales el 70% se produjeron en Castilla y León. En concreto, en cuatro provincias (Burgos, Palencia, Soria y León).

También en Castilla y León están localizadas importantes industrias transformadoras como la Pepsico en Burgos e Ibersanchs en Medina del Campo, así como importantes envasadoras de patata de Consumo y, en su opinión, a nivel de infraestructuras de regadíos, se están consiguiendo regadíos con energías alternativas como la solar o regadíos desde bolsas de acumulación de agua en invierno que se distribuye en verano por la zona de riego sin necesidad de gasto energético, que permiten reducir los costes de producción, evitan la producción de gases efecto invernadero y de esta manera luchar contra el cambio climático.

 

En la provincia de Burgos, Busto advirtió que existen varios ejemplos de este tipo de regadíos. En Belorado, la consejería de Agricultura junto con la Comunidad de Regantes está construyendo un parque solar para un regadío de 1100 hectáreas que funcionaba con energía eléctrica y en el norte de Burgos en la zona del Valle de Losa, se han transformado 1200 hectáreas de secano en regadío mediante la construcción de 3 balsas de acumulación de agua.

 

Nuevas tecnologías de regadío

A lo largo de la mañana en la UBU se habló de las nuevas tecnologías aplicadas al regadío de una forma más eficiente, más cómoda, consiguiendo mejorar rendimientos y por tanto siendo más competitivos.

Durante la jornada se resaltó el valor de la patata de siembra en Burgos que está consiguiendo que se mantenga la población con la incorporación de jóvenes agricultores y gracias a un regadío moderno, buena formación profesional y una comercialización que cada vez tiende a exportar más patata de siembra, están consiguiendo explotaciones rentables y con un futuro prometedor.

Para el catedrático de la UBU Carlos Rad el futuro de la patata depende del mercado, “la patata está funcionando bien, es más un tema de estrategia de almacenamiento porque lo que no se entiende es que en Francia no tengan problemas para comercializar su patata y aquí, de una patata que en algunos casos tiene mejor calidad y más cercanía, tengamos siempre un problema de oscilaciones de mercado muy grande. Es más un problema de infraestructura para conservar ese producto que realmente estrategias de cultivo”. Este profesor esgrime que la patata es un elemento donde se innova constantemente, sobre todo en variedades cada vez más productivas, que se adaptan bien al mercado y en diferentes usos y detalla que el reto es ahorrar costes en fertilización y en riego para que ese cultivo sea más eficiente.

La Universidad mostró el estudio realizado en el máster de agricultura sostenible de la Universidad de Burgos por Mercedes Yartü con la empresa Lab Ferrer en el cultivo de la patata en una finca experimental en Cavia, dentro del convenio entre  el Grupo de Investigación en Compostaje UBUCOMP y la empresa Lab Ferrer, cuyos resultados y análisis del suelo, de la planta, de los tubérculos serán publicados.Esta es la primera vez que se han introducido sondas en un campo de patata en una zona de Burgos, aunque en Álava ya hay experiencias de este tipo.