Aranda sale a la calle por el feminismo

A. del Campo
-

Más de 700 personas respaldan la manifestación por el 8 de marzo en la capital de la Ribera

Manifestación por el 8M organizada este domingo en Aranda. - Foto: A. del Campo

La manifestación por el Día de la Mujer celebrada este domingo en Aranda de Duero llenó las calles de cánticos por la igualdad y proclamas por un cambio de modelo que rechace el sistema patriarcal. Más de 700 personas recorrieron el centro de la capital ribereña portando pancartas y poniendo voz a los lemas feministas.

La movilización con motivo del 8 de marzo terminó en la plaza Mayor, donde se leyó un comunicado que denunció las desigualdades y la opresión que sufren la mujeres. Además entrelazó el feminismo con la sostenibilidad y una sociedad más ecologista.

Las voces de los centenares de manifestantes se escucharon en toda Aranda y llamaban la atención de algunos de los viandantes, mientras conseguían sumar a otros a la marcha. "Escucha machista, Aranda es feminista", "vosotros, machistas, sois los terroristas", "mi vida, mi cuerpo, mi forma de follar", "no estamos todas, faltan las asesinadas", fueron algunos de los cánticos entre los que tampoco faltaron ataques a al sistema patriarcal o a la conferencia episcopal ni el ya famoso "sola, borracha, quiero llegar a casa", que ha desatado una polémica política.

A pesar de que la manifestación fue menos concurrida que la del año pasado, cuando más de 1.500 personas salieron a la calle para luchar por la igualdad de género, la fuerza del mensaje de los arandinos se mantuvo y la movilización por el Día de la Mujer ya se ha consolidado en el calendario de la ciudad. Una vez terminada la marcha, en la misma Plaza Mayor, se hizo la lectura del manifiesto de la Plataforma 8M. El comunicado empezó remarcando que "el feminismo es un movimiento que quiere cambiar el orden establecido" y acabar con "las desigualdades" y las "opresiones" que sufren la mujeres. "Opresión es que no te dejen ser, opresión es que no te dejen expresarte, opresión es que no se nos escuche y la opresión es mayor cuanto más desfavorecido sea el colectivo al que pertenece cada mujer", continuó el escrito haciendo alusión también a las desigualdades sociales.

El manifiesto habló además de la necesidad de la "sostenibilidad" y entrelazó el feminismo con el ecologismo, apostando por "una reorganización del sistema" y por "desmontar la cultura de la violación", posicionándose "contra el racismo, el neoliberalismo o la violencia machista que nos atañe a todos y nace de un sistema patriarcal y capitalista". Para ello, a través del comunicado, defendieron "la educación de los niños en relaciones igualitarias y en favor de todas las orientaciones sexuales". Por último, las organizadoras recordaron que el feminismo no se puede reducir solo a una fecha: "El 8M es importante pero más importante es el proceso diario, más importante es llevar la lucha al día a día para hacer el cambio real y efectivo".