Un apuesta por el nuevo talento

B.D.
-

La sala de exposiciones del Teatro Principal acoge una muestra con los trabajos más destacados de los alumnos de la primera promoción de Fotografía de la Escuela de Arte

La exposición, que se podrá visitar hasta el 7 de marzo, se compone de 80 fotografías de una veintena de estudiantes. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Memoriae Latens (recuerdos latentes) es el título de la muestra que alberga la sala de exposiciones del Teatro Principal con los trabajos más destacados de los alumnos del ciclo superior de Fotografía de la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Burgos. 80 imágenes realizadas por 21 estudiantes, donde muestran sus particulares visiones de la realidad a partir de un objetivo fotográfico;visiones enmarcadas en distintos géneros como el retrato, el movimiento o el paisaje, entre otros.

La exposición, que se podrá visitar hasta el 7 de marzo, recopila las mejores imágenes realizadas a lo largo de este curso por la que será la primera promoción de esta disciplina. Se trata de un proyecto coral que los estudiantes han preparado en base a todos los conocimientos adquiridos en apenas año y medio de la implantación de estos estudios en Burgos como una apuesta por el talento y la creatividad, en palabras de Alejandro Caballero, director de la Escuela.

«La creatividad, la innovación, la comunicación y el desarrollo tecnológico son los motores más poderosos para impulsar el desarrollo de la sociedad. Una sociedad que requiere de fotógraf@s que  sepan ver y entender las posibilidades y los límites del medio, y que sepan proponer y crear proyectos que trasmitan sus ideas», señalan. Para ellos, un o una fotógrafa nos enseña el mundo a través de una nueva mirada en cada encuadre que hace y en cada foto que toma.

César Valdés, responsable del departamento de fotografía de la Escuela de Arte, afirma que el ciclo está funcionando muy bien, con un excelente ratio de alumnos. «Se nota que Burgos es una ciudad que tiene mucha afición a esta disciplina y como enseñanza se diferencia de otras carreras más audiovisuales en el sentido de que busca captar imágenes fijas, contar una historia o transmitir emociones. Y creo que eso lo hace un medio especial y con un romanticismo  que lo diferencia de otros», relata. Valdés asegura que desde la escuela intentan que los alumnos salgan formados como técnicos en fotografía pero sin olvidar la formación en las artes y en los proyectos personales. «Eso es algo que lo refleja muy bien esta exposición porque se ve que es muy heterogénea, en la que cada alumno ha podido plasmar un poco su visión personal».

El acto de inauguración de la exposición contó con la presencia de la concejala de Cultura, Rosario Pérez Pardo, y del coordinador cultural del IMC, Ignacio González, quienes destacaron la calidad de los trabajos que conforman la exposición. «Es un bautismo de fuego para muchos de ellos pero con valentía, ganas e ilusión se han lanzado para que podamos disfrutar de su obra artística», apuntaron.

Jorge Fontaneda y Victoria Robertshaw hablaron en nombre de sus compañeros y explicaron algunos de los trabajos presentados, que en varios casos reflejan los momentos vividos durante el confinamiento. «A pesar del dolor han continuado agarrándose a sus cámaras como tablas de salvación para seguir buscando la luz».