Ewan Mcgregor, un niño muy grande

SPC
-
Ewan Mcgregor, un niño muy grande

El protagonista de 'Christopher Robin, un reencuentro inolvidable' reflexiona sobre la relación entre padres e hijos en este filme de Disney

En sus esfuerzos por recuperar algunos de sus personajes más populares, Disney ha apostado por Christopher Robin, un reencuentro inolvidable, una cinta protagonizada por Ewan McGregor -ya en DVD y Blu ray- que busca «emocionar a adultos y a niños» de la mano de Winnie the Pooh, según explica el actor escocés.
La película se centra en la historia de un adulto Christopher Robin -el niño que se divertía con Winnie the Pooh y sus amigos de peluche en el Bosque de los Cien Ocres- y que ahora se enfrenta, día a día, al estrés de su trabajo en una importante empresa de mensajería. «Ha perdido la conexión con todo. Vemos cómo pasa de ser un niño feliz a convertirse en adulto a la fuerza, al combatir en la Segunda Guerra Mundial y regresar a casa con su familia a un país devastado».
El protagonista, quien ya casi no recuerda los días de felicidad e imaginación que poblaron su infancia, parece haberse convertido en un padre estricto y excesivamente centrado en su trabajo. «Me resulta muy interesante y complicado hacer de un cabeza de familia durante la posguerra en el Reino Unido, una época en la que vemos que la distancia entre progenitores e hijos es muy grande. No tiene nada que ver con la relación que tengo yo con mis hijas», confiesa el intérprete, que se muestra al principio del filme distante con su familia ficticia.
Pero todo esto cambia con la aparición de Winnie the Pooh, quien, tras perder a sus amigos en el bosque, decide ir al gran Londres en busca de la ayuda de Christopher Robin, a quien no ve desde que este era un niño.