Los presidentes autonómicos critican la vuelta al trabajo

EFE
-

Los dirigentes de las comunidades autónomas piden a Sánchez que rectifique su decisión de que vuelva a movilizarse el personal laboral de actividades no esenciales para evitar que repunten los contagios por Covid-19

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno - Foto: JUNTA DE ANDALUCÍA

Los presidentes autonómicos nacionalistas y del PP reunidos este domingo a través de una videoconferencia con el presidente del Gobierno han reclamado mayor participación en la toma de decisiones frente al coronavirus y han alertado del peligro de que repunten los contagios con la vuelta al trabajo.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha sido uno de los más duros y le ha pedido a Sánchez que rectifique su decisión de que vuelva a movilizarse, a partir de este lunes, el personal laboral de actividades no esenciales y que se prorrogue la parálisis al menos dos semanas más.

Torra ha dicho que es "una temeridad y una imprudencia absoluta", porque la vuelta a la actividad afecta en Cataluña a "casi un millón" de personas y crecerá el riesgo de contagios pese a que "el 89% de las UCI están ocupadas" y también ha pedido test masivos para la población.

En esa misma línea, el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, le ha pedido al Gobierno central que espere "unos días" antes de la vuelta a la movilidad laboral, ya que no cree que la seguridad esté garantizada.

Mañueco le ha recordado a Sánchez que el pacto con el resto de formaciones políticas "no es un cheque en blanco" y que el Ejecutivo "también debe ceder" y tener en más consideración a las comunidades.

"Mayor claridad y liderazgo" y "mayor participación" de las comunidades autónomas en la toma de decisiones han sido las demandas del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.

El mandatario andaluz ha instado a Sánchez a que revise el sistema de videoconferencias para poder "opinar y aportar ideas antes de tener conocimiento de las decisiones por las ruedas de prensa".

"El Gobierno se evitaría mucha crítica teniendo en cuenta esas propuestas, porque gana uno mucho más escuchando y compartiendo que decidiendo de manera unilateral", ha dicho Moreno.

El lehendakari Iñigo Urkullu también ha criticado el método de estas reuniones. Ha dicho que "no es admisible" la "desorientación que provoca" el "método" de "no compartir decisiones".

A cambio, ha propuesto un método "más horizontal y cooperativo basado en la comunicación fluida y anticipada a cualquier estrategia comunicativa".

"No podemos estar cada semana a expensas de la orden ministerial que conocemos por los medios sin saber si se respeta el ámbito competencial", ha reprochado Urkullu.

 

Buscar la fórmula para atender las necesidades de los niños

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se ha acordado de los más pequeños y ha pedido al Gobierno que se busque una fórmula para atender las necesidades de los niños ante esta situación de confinamiento que ya dura un mes, una fórmula para que puedan salir de "forma controlada, ocasional, segura y de la mano de sus padres".

El cántabro Miguel Ángel Revilla ha criticado la lentitud con la que está llegando el material de protección y sanitario del Gobierno central, y en cantidades que no llegan "a la mitad" de lo que aporta la comunidad autónoma. Ha dicho que hay un deficit de mascarillas enorme aunque espera que lleguen a todos los hogares cántabros como mucho en ocho o nueve días.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se ha incorporado tarde a la conferencia debido a que acudió esta mañana al aeropuerto de Barajas para recibir un avión con 113 toneladas de material sanitario, según ha explicado su equipo.

Con posterioridad, la presidenta madrileña tardó más de media hora en poder conectarse debido a fallos de los equipos. Por ello ha sido el consejero de Economía, Manuel Giménez, quien ha pedido al Gobierno central que aclare mejor cómo ha de ser la vuelta al trabajo de los miles de personas que mañana tienen la obligación de regresar a sus centros de trabajo.

Desde Baleares, su presidenta Francina Armengol ha defendido mantener la suspensión de las conexiones aéreas y máritimas porque ha sido clave para contener la pandemia.

Ángel Victor Torres, presidente canario, ha defendido que las islas sean "un laboratorio" para la desescalada y en concreto se ha referido a aquellas islas donde no hay casos de coronavirus y en las que se podría comenzar, cuando finalice el confinamiento, a realizar una vida normalizada.