La Escuela de Música de Medina suma más de 200 alumnos

A.C.
-

El centro municipal ha disparado su matrícula en una década de la mano del consolidado equipo de 12 profesores que dirige Mariano Pilar. El aumento de la demanda obligará a hacer obras el próximo verano

La Escuela de Música de Medina suma más de 200 alumnos

La Escuela Municipal de Música de Medina de Pomar suma ya este curso 215 alumnos, pero podrían ser más, puesto que hasta el 15 de octubre se mantendrá abierta la entrada de nuevos estudiantes a los grupos donde todavía quedan plazas libres. En otros casos, la falta de espacio, ha dejado fuera hasta 10 personas que demandaban clases individuales para las que ya es imposible encontrar una hora libre. Por tercer curso consecutivo, el centro mantiene la matrícula por encima de las dos centenas y alcanza cifras que casi doblan a las de hace una década. El secreto, a juicio su director y uno de los artífices del éxito, Mariano Pilar Sobejano, se encuentra "en el equipo de profesores, las clases personalizadas y en que nos adaptamos al avance de los alumnos".
Solo entre un cinco y un ocho por ciento acabarán el Grado Medio y concluirán así el primer peldaño de los estudios musicales antes de seguir hacia el Grado Superior o el Magisterio Musical. Pero por el camino, como explica Pilar Sobejano, "la música ayuda a los chicos en su desarrollo educativo, en la mejora de la concentración y del trabajo en equipo o en el ritmo de estudio". En la actualidad, 95 de los 215 alumnos optan por el aprendizaje de instrumentos como hobby y el resto se encuentra en diferentes cursos reglados de los grados Elemental y Medio.
Cada vez son más los padres que valoran los beneficios que la educación musical aporta a sus hijos y las cifras de alumnos de Infantil son una de las evidencias. De los 36 niños de 3 a 6 años del curso 2016/2017 se ha pasado en el actual a 46. En algunos casos, como destaca la profesora de los más pequeños, Laura Hermoso, la mitad de una promoción del colegio San Isidro está yendo a las aulas municipales de música. Es el caso de los niños de 5 años.
El despegue de la Escuela Municipal de Música, que en breve estrenará un nuevo cartel y que cada año mejora su equipamiento y mobiliario, gracias al esfuerzo económico del Ayuntamiento, también necesitará de obras el próximo verano para sacar una nueva aula, si las cifras se mantienen. El aumento de matrícula ha venido acompañado, además, de una cada vez mayor plantilla. Si en el año 2000, el centro apenas contaba con 3 profesores estables y otros por horas, en la actualidad, da empleo a jornada completa a doce profesionales. De ellos, tres se han sumado desde el curso 2017/2018 hasta ahora, debido al incremento de alumnos. Los recién llegados imparten piano, el instrumento más demandado con 78 estudiantes y que cuenta con dos profesores; percusión, con 25; y saxofón, con 26. Esos tres instrumentos junto con la flauta, que suma 20 alumnos, concentran la mayor demanda de la escuela. En muchos casos, en función del grado, las clases se individualizan, lo que multiplica la necesidad de profesionales.
filigranas. "La gestión desde el Ayuntamiento y la propia escuela" ha sido otra de las claves para el director, que el domingo será reconocido en los tradicionales homenajes de las fiestas del Rosario. Cada comienzo de curso, durante cuatro semanas, el cuadro directivo hace filigranas para cuadrar sus horarios y evitar que coincidan con los entrenamientos de fútbol del Alcázar o los de otras academias. En suma, se trata de poner todas las facilidades al alcance de los padres y los resultados han llegado.
Además de ello, el centro ha innovado en materias como la musicoterapia, que este curso cuenta con doce alumnos, y ha seguido apoyando a numerosas agrupaciones musicales, como el Coro Joven, Voces Nostrae, la Banda Joven, la Banda Municipal de Música (45 integrantes), el grupo de clarinetes, el grupo de saxofones o el grupo de flautas.