Mañueco y Casado exigen un pacto contra la despoblación

SPC
-

El presidente de la Junta de Castilla y León y del PP autonómico apoya la reunificación del centro derecha bajo la fórmula de 'España Suma' y reivindica para España el modelo de pacto en la Comunidad

El líder nacional del PP, Pablo Casado, presentó al presidente de la Junta y del PP autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, en el Fórum Europa. - Foto: Juan Lázaro (Ical)

El presidente de la Junta y del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el líder de su partido, Pablo Casado, coincidieron ayer en exigir al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, un pacto de Estado contra la despoblación, «esencial» tras no haber hecho «absolutamente nada» el Ejecutivo socialista.
Casado, que fue el encargado de presentar a Fernández Mañueco en un desayuno informativo que protagonizó en Madrid, volvió a proponer «un pacto de Estado contra la despoblación» y frente al «invierno demográfico». Se trata de un problema, dijo, que «se ensaña especialmente con nuestra tierra» y que empieza a ser «dramático» para la sostenibilidad de las pensiones y del Estado de bienestar.
Por eso propuso al estilo de los los pactos de la Moncloa en la Transición, «no solo con la participación de los partidos políticos sino también con los operadores sociales y asociaciones implicadas».
Así, explicó, la necesidad de abordar el problema desde todas sus perspectivas: «la cobertura de fibra óptica, fundamental para fijar población; la política fiscal, fundamental para fomentar la conciliación; los nuevos teletrabajos, la educación infantil gratuita de cero a tres años» y los «estímulos a la natalidad», entre otros aspectos que citó el líder del PP.
Por su parte, el presidente de la Junta coincidió con Casado a la hora de tildar de «esencial» ese pacto de Estado y aseguró que es uno de los «grandes desafíos» a los que se enfrenta Castilla y León. En este sentido aseguró que el Gobierno regional va a hacer una «apuesta clara por defender los intereses de las gentes y de sus pueblos, facilitándoles más oportunidades de desarrollo y mejores oportunidades, especialmente a los más jóvenes».
En este punto, Mañueco cree que es «fundamental» la defensa de la Política Agraria Común (PAC) y advirtió que que van a ser «leales» con el Gobierno central pero también «exigentes». La PAC supone el 10 por ciento del presupuesto de la Junta, dijo, por lo que exigirá una negociación bajo el principio de «ni un euro menos para nuestros agricultores y ganaderos».
Fernández Mañueco aseguró que todas las políticas de la Junta van a tener un «enfoque» dirigido a afrontar el reto demográfico y puso como ejemplos la «transformación digital en todos los ámbitos, la extensión de internet a todos los rincones y que sea accesible a todas las personas». Asimismo, la Junta ha comprometido «una fiscalidad más favorable en el ámbito rural» y la extensión de la tarifa plana para los autónomos, junto a otras ventajas en transporte y vivienda o facilidades para la conciliación personal, laboral y familiar, según informa Ical.
No esperar al gobierno. El presidente castellano y leonés aseguró que este problema «trasciende lo autonómico» y debe ser abordado «desde políticas de Estado y también desde políticas europeas». No obstante, sostuvo que la Junta ya ha empezado a tomar medidas ante la inacción del Gobierno.
«No vamos a esperar a que Sánchez, que lleva un año largo cruzado de brazos sin hacer nada, nos convoque. Ya estamos poniendo en marcha iniciativas y la primera de ellas es la transformación digital», aseguró Fernández Mañueco.    
Diálogo y pacto.

Por otro lado, el dirigente autonómico defendió que «lo que necesita España es acuerdo, diálogo y pacto» como el que ha posibilitado la consecución de un Gobierno de coalición entre el PP y Ciudadanos en Castilla y León y subrayó que su partido ha sabido encontrar el equilibrio en la búsqueda de consensos.
En este sentido, en un claro guiño a la idea de Pablo Casado de reunificar el centro derecha, realizó un llamamiento al «diálogo entre las fuerzas que puedan propiciar el cambio» porque «con el PP, España suma», aseguró Mañueco delante de la cúpula nacional del PP, la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso; el presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes; y numerosos representantes del mundo empresarial de la Comunidad, entre ellos Ignacio Galán (Iberdrola), Clemente González (Ifema) o Antonio Méndez Pozo (Promecal).
El presidente de la Junta hizo un alegato en favor del «diálogo» para lograr un Gobierno en España y aseguró que «si hay elecciones» el «único culpable» será Sánchez cuyo «cálculo electoralista» le ha llevado a crear un «cóctel explosivo» en España al dar «la espalda a la situación económica de nuestro país» y provocar una «asfixia política».
Por eso, dijo, España «no puede volver a pasar otro viacrucis» y para eso se requiere del  «diálogo entre fuerzas que puedan propiciar el cambio» y que sustituyan «la interinidad por estabilidad» para «dejar de hablar de Sánchez-Iglesias y pasar a hablar de España».
En un claro gesto de apoyo a la propuesta de Casado de reunificar el centro derecha español en una coalición electoral, Mañueco dijo que el PP «ha sabido encontrar el equilibrio para llegar a acuerdos» y ha demostrado que «con el PP, España suma». En esta sentido añadió que «el país se encuentra en un momento en el que la responsabilidad debe de estar por encima de los cálculos e intereses personales».
Fusión de municipios.

Finalmente, en el turno de preguntas posterior a su intervención, Mañueco aseguró que no le consta que Ciudadanos pretenda una fusión de municipios en Castilla y León, aunque quiso dejar claro que el PP no lo contempla porque esta medida «no supone que vaya a haber más o menos gente en el medio rural».
El presidente señaló que los municipios forman parte de la idiosincrasia de Castilla y León y señaló que preside un «Gobierno conjunto formado por dos fuerzas políticas» para remarcar su unidad. Sobre las posibles disrepancias con el vicepresidente, Francisco Igea (Cs), señaló que «las discutimos en casa y no en público».