Vigilarán el yacimiento en la obra del ramal de Kronospan

J.M.
-

La compañía garantiza que no se tocará la zona más cercana a los restos romanos y que habrá un arqueólogo supervisando los trabajos

Vigilarán el yacimiento en la obra del ramal de Kronospan

El proyecto para la construcción de un ramal ferroviario que comunique la fábrica de Kronospan, ubicada entre los términos municipales de Burgos y Cardeñajimeno, con el Puerto Seco de Villafría, exigirá durante la ejecución de las obras de un mimo especial para no dañar los yacimientos romanos que hay junto a la factoría. Fuentes de la compañía detallan que en ningún caso está previsto que la intervención en el mar de vías que se construirá en sus instalaciones afecte al espacio más sensible y que se considera "intocable", pero en cualquier caso avanzan que los trabajos los supervisará un arqueólogo que paralizará la faena en el caso de que se encuentren restos de algún valor patrimonial.
Para la multinacional austriaca no será tampoco una gran novedad tomar este tipo de medidas ya que en el pasado ya actuaron de una manera muy similar con el desvío del cauce del río que acordaron con la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD). Entonces, un arqueólogo supervisaba las obras y cuando aparecían restos (de algún muro de una casa romana o similar y sin excesivo valor histórico) se paralizaban los trabajos para recogerlos y trasladarlos al Museo de Burgos. Posiblemente para custodiarlos en algún almacén.
Para que llegue ese momento aún habrá que esperar ya que las obras del ramal, que la Junta ha declarado recientemente como un Proyecto Industrial Prioritario, no empezarán en el mejor de los casos hasta abril del próximo año. Lo que no quita para que se vaya avanzando en la obtención de informes sectoriales. 
Precisamente fuentes de la Consejería de Cultura y Turismo detallan que la Comisión de Patrimonio Cultural de Castilla y León "informó favorablemente el Proyecto Regional para el acceso ferroviario a la zona industrial este de Burgos" el pasado 5 de diciembre. Sin perjuicio de que más adelante se tenga que volver a pronunciar.
El coste del proyecto asciende hasta los 14 millones de euros, de los cuales aproximadamente la mitad de la inversión la sufragará la Junta de Castilla y León. El resto correrá por parte de la compañía. Además de un incremento en la competitividad de la factoría, la actuación garantizará la ejecución de nuevas inversiones ya planificadas por la multinacional y conllevará sacar de la N-120 a cerca de 250 camiones cada día, lo que ayudará a reducir el complicado tráfico en la zona.
Para mejorar la fluidez en el tránsito de vehículos pesados también se confía en que se pueda hacer realidad la construcción de una nueva rotonda, cuya tramitación sigue dando pasos adelante.
Esta actuación, también cabe recordar, rondará el millón de euros, será sufragada por Kronospan y servirá también para urbanizar el entorno de la factoría.