Riaba acusa a la secretaria de «censar sin su permiso»

S.F.L.
-

La alcaldesa de la localidad asegura no haber firmado los 15 nuevos empadronamientos registrados en el Ayuntamiento. Se presenta de nuevo para terminar las obras de la depuradora

Riaba acusa a la secretaria de «censar sin su permiso»

La alcaldesa de La Vid de Bureba, Presentación Riaba Santos, asegura que «no ha firmado» ninguno de los quince empadronamientos que se han llevado a cabo desde diciembre en el municipio y acusa directamente a la secretaria del Consistorio en haberlo hecho «sin su permiso». La localidad lleva tiempo en el punto de mira del Instituto Nacional de Estadística por arrojar incrementos sospechosos en el número de habitantes. En apenas un mes, pasaron de ser 17 censados a 32, una irregularidad que está siendo investigada. Según la primera edil, estas personas que se han inscrito como ciudadanos del pueblo, pertenecen a una misma familia y lo que buscan es «expulsarla» del Ayuntamiento y «volver a gobernar».
Riaba que, lleva una legislatura como regidora, asegura haber llegado a «sufrir escrache» por algunos de los residentes del municipio al no querer entregarles las llaves del cementerio. «En una ocasión aparecieron bolsas de basura en una de las tumbas y desde entonces el camposanto permanece cerrado, únicamente lo mantengo abierto en los Santos», declara. 
Hacienda la acusa de no haber justificado 100 euros de las cuentas generales y la mujer mantiene que ese dinero fue a parar a los «premios del concurso infantil de pintura» celebrado en verano. A pesar de los problemas que acarrea ser alcaldesa de dicho municipio, se ha vuelto a presentar en cabeza de lista, esta vez representando a Ciudadanos. En la anterior legislatura lo hizo con PCAS-TC-PACTO. 
ACABAR LO QUE EMPEZÓ.

El interés de Riaba por volver a gobernar no es otro que terminar con las obras de construcción de una depuradora de aguas residuales que comenzó el año pasado. Teme que si el PP consigue el mandato, «se paralicen las obras y el proyecto no siga adelante». Una vez que terminen los trabajos, dejará la política. «Todos los residuos que se vierten en La Vid a través del agua van directamente al río Ebro. Eso es contaminación y quiero acabar con ello. Muchos de los vecinos no están de acuerdo en la cimentación de la depuradora porque vienen poco al pueblo». El plan contempla tres fases: el levantamiento de la estación, la renovación del ramal principal y la construcción de una red de saneamiento secundaria. 
El presupuesto asciende a 39.079 euros y la Diputación subvenciona el 70%. «Es una oportunidad que hay que aprovechar. En invierno solo vivimos tres personas, pero los fines de semana y durante las vacaciones, las calles se llenan de gente», expone la alcaldesa.