La ermita de Hoz de Valdivielso, con visos de nave

A.C.
-
La ermita de Hoz de Valdivielso con visos de nave

Hoz de Valdivielso proyectaba convertir el templo en casa de concejo, pero ha destruido la bóveda que conservaba y abierto un portón en la fachada que parece más bien pensado para vehículos que para personas

a ermita de San Roque en Hoz de Valdivielso dejó de servir al culto religioso hace mucho tiempo, pero logró conservar, pese al abandono secular, una porción de su belleza en el interior. Hasta hace apenas dos meses resistían una bóveda en la zona del altar y pinturas. Ambas cosas han desaparecido y un gran portón se ha abierto en su fachada. La junta vecinal de Hoz decidió rehabilitar el edificio para convertirlo en casa de concejo. El resultado ha sido que se ha despojado a la antigua ermita de sus elementos arquitectónicos de interés para convertirla en una especie de nave con una estética alejada de lo que se entiende por una casa de concejo. El arquitecto Raúl del Amo lo corrobora e indica en un informe realizado para el Ayuntamiento de la Merindad de Valdivielso que la puerta de grandes dimensiones es «desproporcionada» y «produce un efecto visual de nave». 

El proyecto presentado ante el Ayuntamiento de la Merindad de Valdivielso planteaba respetar y restaurar esta bóveda y tan solo desmontar la teja y la estructura de madera de la techumbre para reponerla por completo sobre un zuncho perimetral que permitiría recrecer los muros de la ermita. El actual equipo de gobierno de la Merindad de Valdivielso, que inició su andadura hace ahora un año, acordó al poco de su llegada al Ayuntamiento repartir una serie de subvenciones de 12.000 euros cada una a varias pedanías. Juntos por Valdivielso, recién despojado del gobierno municipal, criticó y critica la discrecionalidad de aquellas «ayudas a dedo». Una fue para Hoz de Valdivielso, que a esos 12.000 euros sumó otros 6.000 de otra aportación del Consistorio. En 2019 se le asignaron otros 12.000 euros más para estas obras, pero esa ayuda se ha paralizado, de momento.

Devolver la ayuda

Los trabajos para justificar la subvención de 2018 debían de haberse ejecutado antes de noviembre, pero se iniciaron comenzado 2019. Su presupuesto era de 17.998 euros, de tal modo que las ayudas del Ayuntamiento iban a servir para sufragarla. A la vista de la ocurrido, el alcalde de Valdivielso, Jesús Arce, se ha dirigido a la junta vecinal hace quince días para pedirle explicaciones de lo ocurrido y le «ha exigido que devuelva los 18.000 euros hasta que aclare la cuestión o corrija lo ejecutado». Arce critica que «una casa de concejo no necesita semejante puerta y la ayuda se concedió para una casa de concejo». Así las cosas, afirma que «ahora deberán de ejecutar una puerta propia de una ermita». Para la bóveda ya no hay remedio, a pesar de que las normas urbanísticas del municipio daban una protección «integral» a este edificio.

El informe del arquitecto ya avanza parte de las explicaciones sobre lo ocurrido dadas tanto por «el representante de la junta vecinal de Hoz como de la constructora». Según ambos, «la bóveda fue desmontada por el riesgo que suponía su baja estabilidad». Pero el técnico cree que «si se hubiera tenido conocimiento a tiempo de dicha situación, se habría estudiado su apuntalamiento y la posibilidad de una intervención en el elemento a fin de salvaguardar su traza», que considera de interés. «Si no hubiera sido posible su reparación, al menos, habría podido desmontarse con criterio de restauración para luego proceder a su nuevo montaje mediante cimbra», concluye.

 

La constructora del teniente de alcalde del PP ejecutó la obra

 

Además de la llamativa rehabilitación de la ermita y especialmente de su puerta de entrada, diseñada más para vehículos pesados que para las personas que teóricamente iban a acudir a la casa de concejo, estas obras encierran otro matiz que critica la oposición de Juntos por Valdivielso. La constructora a la que la junta vecinal de Hoz encomendó los trabajos pertenece al teniente de alcalde del PP, Óscar Palencia, que gobierna junto con el PSOE en Valdivielso desde hace un año.

Sobre quién ha ejecutado la obra «no tenemos ni parte ni arte», dice el alcalde de Valdivielso, Jesús Arce. Pero la oposición de Juntos por Valdivielso (JV)denuncia que «la ayuda para construir esta casa de concejo fue dada por el gobierno de PP y PSOE, y el  alcalde tenía a su teniente de alcalde ejecutando las obra, con lo que podía haber tenido conocimiento antes de lo que se estaba sucediendo», apunta.
El portavoz de JV, Jokin Garmilla, recuerda que cuando en 2018 se adjudicó la ayuda a Hoz para su casa de concejo (antes ermita) «ya advertimos que era poco práctico tener una casa de concejo a dos kilómetros del pueblo sin luz y sin electricidad y que no nos parecía ni urgente, que fue como se justificó la obra, ni factible». Con el resultado actual, Garmilla pone lo ocurrido como «el ejemplo paradigmático de la gestión PP-PSOE, desviar el dinero a las pedanías para proyectos poco interesantes y llenos de irregularidades sin criterio y sin control».