Peridis recuerda el origen de la reconstrucción de San Francisco

B. Antón/Sto. Domingo de Silos
-

El arquitecto, invitado por la Asociación Amigos de Silos, evoca la visita de los monjes de Silos a las obras de recuperación del Monasterio de Santa María la Real de Aguilar

Antes de la conferencia José María Pérez, Peridis, departió con los los monjes y el Abad de Silos, Dom Lorenzo Maté (i). - Foto: Azúa

Cuando se programa una conferencia para las 16.15 de la tarde se corre el riesgo de que algunos de los asistentes se peguen una que otra cabezada, pero si el ponente es José María Pérez, más conocido como Peridis, el efecto es todo lo contrario: las risas se apoderan de la sala hasta el punto de llegar a hacer llorar al padre abad, Dom Lorenzo Maté. El arquitecto y humorista ofreció ayer en el convento de San Francisco, de Santo Domingo de Silos, una charla donde recordó el origen de la reconstrucción del mismo edificio y la filosofía que animó a la comunidad benedictina a iniciar la recuperación de sus ruinas. 
Presentado por el padre Bernardo, que mencionó que la idea de la restauración nació del propio Peridis y de Clemente Serna, el arquitecto evocó su época de niño y las visitas guiadas que hacían a turistas catalanes por las peligrosas ruinas del Monasterio de Santa María la Real, en la localidad palentina de Aguilar de Campoo. Entre anécdotas que despertaban carcajadas, Peridis recordó la pintada con cal que hizo en las ruinas del monasterio antes de su marcha a Madrid, y la decisión que tomó unos años más tarde cuando regresó y lo vio lleno de escombros.
El arquitecto habló de la asociación que se fundó para restaurar Santa María la Real y la forma en que se hizo, con la instauración de una escuela taller, y también recordó la primera vez que pisó el entorno de San Francisco. «Fue una Semana Santa, había luna llena y estábamos en una tienda de campaña. Al verlo ahora uno se siente con nostalgia de la ruina que fue, pero las ruinas avanzan y el convento se ha recuperado, y lo importante es que funcione y que de vida a la zona», expresó Peridis en relación al edificio ahora convertido en hospedería. 
Durante su «evocación de recuerdos», como Peridis denominó a su charla, el arquitecto también mencionó el nacimiento de la Asociación Amigos de Silos con el objetivo principal de recuperar el convento de San Francisco y la visita que la comunidad benedictina realizó a las obras de restauración de Santa María la Real para conocer de cerca el trabajo que allí se estaba desarrollando a través de la escuela taller, el modelo que después se importó para inicialmente acometer la reconstrucción del convento de San Francisco, que ahora luce en todo su esplendor tras años de obras.