Del Oeste al Misisipi sin salir de Tobalina

A.C.
-

El desfile de carrozas abrió anoche un fin de semana de hermandad y fiesta en el Valle

Del Oeste al Misisipi sin salir de Tobalina

Quintana Martín Galíndez se convertirá durante este fin de semana en el centro de reunión de los vecinos del Valle de Tobalina. Anoche comenzaron las fiestas que tratan de hermanar a su treintena de pedanías con el pregón del alcalde de una de ellas, Santa María de Garoña. José María Martínez Ruiz fue el encargado de abrir las fiestas minutos antes de que las seis carrozas de este año comenzaran a desfilar por la travesía principal de la localidad.
Confeti, caramelos, alegría y mucho ritmo llenaron durante algo más de una hora el centro de Quintana. Un año más, el grupo de Quintana Martín-Galíndez formado, sobre todo, por mujeres y niños, llamó la atención con un barco a vapor recién llegado del Misisipi, en el que las luces de colores formaban un bonito espectáculo. El baile de las chicas del can can que le acompañaba completaba un número que se llevó el primer premio del concurso, dotado con 800 euros.
La energía de los 45 vecinos de Montejo de Cebas que regresaron al lejano Oeste y bailaron sin descanso conquistó el segundo puesto del concurso, con un premio de 650 euros. En esta carroza no faltaba nadie, ni el alcalde de la pedanía, Francisco de la Hoz, quien no se quiso perder el desfile. Tampoco lo hizo el de San Martín de Don, Carlos Gómez, quien acompañó a los 60 integrantes del Coro de Gospel, que también bailó sin parar durante todo el desfile. Sus ganas les sirvieron para llevarse el tercer puesto y 500 euros.
Del Oeste al Misisipi sin salir de TobalinaDel Oeste al Misisipi sin salir de TobalinaEn un meritorio cuarto puesto quedó la carroza de Quintana María, un ring de boxeo, en el que no faltaban los contrincantes, el árbitro y la chica florero para indicar los puntos del combate. Hasta entrenadores con sus toallas ayudaban a los boxeadores desde la parte exterior de la carroza, que destilaba muy buen humor. Los chicos de la peña Superbebientes, de Quintana Martín Galíndez, recrearon las nuevas tecnologías y quedaron los quintos.
Quienes no concursaron, pero si se divirtieron en un día muy especial fueron los abuelos de la Residencia del Valle de Tobalina, quienes dieron las campanadas acompañados de Ane Igarteburu y Ramón García, Chicote y la Pedroche. Ellos, tan ricamente, escucharon el jolgorio navideño desde el tren que les llevó por la travesía. No faltaron en su montaje ni los fuegos artificiales.


Del Oeste al Misisipi sin salir de Tobalina
Del Oeste al Misisipi sin salir de Tobalina