Casado se opone a una "descarbonización demagógica"

SPC
-

El líder del Partido Popular defiende el sector primario, el turismo especializado y las nuevas tecnologías como las bases para revitalizar el mundo rural durante un acto en la capital leonesa

Pablo Casado saluda a algunos de los asistentes al acto en León. - Foto: Ical

Apostar por el sector primario, la especialización del turismo y la implantación de las nuevas tecnologías son algunas de las propuestas para revitalizar el mundo rural que ayer lanzó el presidente del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Casado, en un acto público celebrado en la capital leonesa. «Somos el partido de la España rural, el que sabe cómo servir a los que viven en los pueblos», dijo.
«Una economía productiva en el entorno rural es confiar en el sector primario. En la última legislatura de Zapatero el PSOE abandonó la negociación de la Política Agraria Común y el PP logró después traer 47.000 millones», lamentó en declaraciones recogidas por Ical, antes de defender la necesidad de «intensificar nuestra apuesta por los que se quedan en los núcleos rurales».
También aludió al turismo de interior y apuesta por cubrir todo el territorio nacional con alta velocidad. Casado reprochó que el Gobierno de Sánchez -en lo que definió como «las rebajas de primavera»- reduzca la capacidad de conexión de internet de los pueblos. También criticó que se recorten las pensiones de viudedad en función de la renta o las partidas para asuntos sociales de las comunidades autónomas.
«Quiero que mis hijos vean que su abuelo vivió en una casa de adobe y que su bisabuelo iba en burro», dijo en alusión a la visita que ayer hizo también a la localidad de nacimiento de su padre, Matadeón de los Oteros. «En un día en el que reivindicamos la España rural», dijo, tras lo que añadió: «Ahora nos dan lecciones de lo que hay que hacer en el mundo rural los que querían suprimir las diputaciones, decían que tener pueblos abiertos era un despilfarro y despreciaban la vocación política de los que no cobran».
Casado quiso, por otro lado, aludir al final de la minería. «No apuesto por una descarbonización demagógica. Creo que la generación energética de León tendrá que seguir siendo rentable conforme lo digan lo que pagan esa industria o conforme a los acuerdos de Europa», manifestó antes de lamentar que «una ministra, porque quiera hacerse muy moderna, haya que adelantar cinco años el cierre». «Sabemos que hay que reconvertir el sector, pero no adelantar los plazos. Al final, las ocurrencias cotizan en bolsa», añadió.
Casado estuvo acompañado en León por el presidente autonómico del PP, Alfonso Fernández Mañueco, apostó por «hablar de la España de las oportunidades», que es la que, dijo, puede ofrecer su partido, en relación al mensaje de la «España vaciada».
Dos modelos de gobierno

Mañueco comentó que las únicas medidas que plantea el PSOE Castilla y León son «subir los impuestos, insultar al PP y un sospechoso silencio». El líder socialista Luis Tudanca, dijo, «ha sido incapaz de proponer una sola medida que beneficie a esta tierra».
Añadió que los electores tienen ante sí dos modelos de gobierno para elegir, «el de la moderación, estabilidad y confianza y el compromiso con España del PP y el de la radicalidad del PSOE y sus socios, los comunistas y separatistas que generan incertidumbre y traen incapacidad».
En el acto también participó la número uno de la lista al Congreso por León, Carmen González Guinda, que defendió que ahora toca apostar por el Corredor Atlántico, «que es importante para el desarrollo de todo el noroeste español», dijo antes de aludir a la transición energética. 


Las más vistas