Se reactiva el plan de regadío del Aranzuelo tras 10 años

I.M.L.
-

La Comunidad de Regantes del Río Aranzuelo espera que se desatasque el proyecto para 853 hectáreas de cultivo. Las construcción concluyó en 2007, con 6,3 millones invertidos

Las obras de construcción tanto de la presa como del embalse de Salce concluyeron hace casi 13 años. - Foto: DB

La larga y lenta marcha del proyecto de regadío entorno al embalse de Salce, que regula el cauce del río Aranzuelo, suma un capítulo administrativo más. Después de que hace más de dos años se constituyese la Comunidad de Regantes del Río Aranzuelo, en la que están representados propietarios de terrenos agrícolas de los municipios de Araúzo de Torre, Caleruega y Hontoria de Valdearados, ahora han solicitado a la Confederación Hidrográfica del Duero una modificación de aprovechamiento de las aguas que, como cambio principal, incluye una superficie beneficiada por este proyecto de 853,68 hectáreas, quedando el mayor porcentaje adscrito al término municipal de Hontoria, con un total de 807,25 hectáreas, seguido de Araúzo de Torre, con 31,79, y Caleruega con 14,64 hectáreas.

La solicitud de esta agrupación de regantes incluye que se realice una toma directa del río Aranzuelo, a su paso por Araúzo de Miel, para canalizar el agua hasta la presa sobre el arroyo Sinovas, en Araúzo de Salce, con una capacidad de 4,85 hectómetros cúbicos, fijando el caudal máximo instantáneo que solicitan en 940 litros por segundo.

Desde esta comunidad de regantes, que aún está pendiente de la aprobación definitiva de sus estatutos por parte de la Confederación Hidrográfica del Duero, esperan que este trámite administrativo sirva para reactivar el proyecto, ya que la inversión de seis millones de euros en la primera fase que incluye la presa, el embalse y ocho kilómetros de conducción del agua, que es lo que se está culminando ahora y a lo que restan unos dos meses para su utilización, es lo suficientemente destacada como para dejarlo sin uso efectivo. "Es vital para la conversión en regadío de 853 hectáreas, llevamos muchos años detrás de ello y a ver si hay fondos para que lo podamos terminar de ver, porque se han juntado muchos problemas, como la crisis de 2008 que paralizó todo, y ahora no sabemos lo que puede suceder con la actual situación", comenta Luis Sanz, secretario de la Comunidad de Regantes del Río Aranzuelo, que recuerda que "hay un proyecto que está empezado y en el que han invertido mucho dinero para dejarlo parado".

Para la culminación de las redes de regadío podría suponer una nueva inversión de hasta cinco millones de euros, aunque el proyecto no está cerrado, ya que se dejó la puerta abierta para que, en el futuro, se puedan incluir más terrenos de las localidades de Quemada y Zazuar, que ahora están fuera porque precisan una reparcelación.

Sanz insiste en que el proyecto es muy necesario y respetuoso con el medio ambiente porque, además de respetar el caudal ecológico del Aranzuelo, el sistema de regadío "se va a realizar todo el riego por gravedad, lo que supone no va a conllevar ningún tipo de gasto energético". Lo que también queda por determinar es la financiación de las obras que restan, en las que los miembros de la comunidad de regantes tendrán que aportar una parte aún por determinar.