scorecardresearch

Familia apuesta por "abrir más" la asistencia personal

SPC
-

La consejera Isabel Blanco aboga por que la figura sea compatible con otros servicios que recibe una persona dependiente o con discapacidad

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, y el presidente de la Federación Aspace Castilla y León, Jesús Alberto Martín, participan en los actos de conmemoración del Día Mundial de la Parálisis Cerebral. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, aprovechó su participación en los actos de conmemoración del Día Mundial de la Parálisis Cerebral para reivindicar la asistencia personal y apostar por abrir esa figura a más beneficiarios como las personas que sufren una discapacidad física producida por una lesión en el cerebro. No en vano, recordó que el asistente personal ya existe en Castilla y León y es una figura que ya está definida entre los servicios que se prestan tanto a las personas dependientes como las que tienen discapacidad. “Tenemos que dar una mayor difusión a esa figura y abrir la cartera de personas que pueden acceder a la asistencia personal”, subrayó. Por ejemplo, precisó que la soledad crónica será un factor para poder acceder a esa prestación. Además, abogó por que la asistencia personal sea compatible con otros servicios que recibe un beneficiario.

Blanco señaló durante el acto, que tuvo lugar en la sede de la Consejería y que también sirvió para la presentación de la campaña ‘168 horas a la semana’, que la sociedad debe conocer mejor la figura del asistente personal. “Es la persona que acompaña al usuario y permite que esa persona pueda elegir su proyecto de vida”, explicó.

Algo que corroboró Rocío Molpeceres, una joven con parálisis cerebral que además es vicepresidenta de Aspace Valladolid, quien reclamó el fomento de los servicios de asistencia personal ya que permite la “descarga” familiar. Además, valoró que es una figura que facilita a las personas con discapacidad ser “protagonistas” de sus vidas. “Tenemos derecho a hacer y no solo a estar”, destacó.

La consejera declaró, según recogió la Agencia Ical, que Castilla y León fue la primera comunidad de España en poner en marcha la asistencia personal y, en la actualidad, es el segundo territorio con más prestaciones vinculadas a esta figura, con 1.500 beneficiarios, solo por detrás del País Vasco. 

En presencia del presidente de la Federación Aspace Castilla y León, Jesús Alberto Martín, la consejera mencionó la necesidad de avanzar en la modernización, la innovación y las nuevas tecnologías a la hora de prestar servicios a las personas dependientes y con discapacidad. De ahí que señalara que los fondos europeos son una “oportunidad” para la implantación de proyectos. Reiteró que Castilla y León es la única comunidad que ha contado con el tercer sector, que ha permitido que las entidades gestionen el diez por ciento del total de 150 millones de euros de los programas presentados y seleccionados. 

Isabel Blanco citó algunos proyectos que se pondrán en marcha durante los próximos tres años como el de tele rehabilitación integrada, dotado con 600.000 euros, que permitirá desarrollar una plataforma para que las personas con discapacidad funcional o cognitiva rehabilitarse desde casa; mejora del entorno inclusivo de las personas con parálisis y discapacidad cerebral, tanto en el medio urbano como rural, y prestar apoyo a través de un laboratorio de ideas en I+D+i en materia de impresión 3D, en colaboración con las asociaciones de Aspace.

Martín demandó los apoyos que necesitan las personas con parálisis cerebral las 24 horas del día durante toda su vida ya que, como consecuencia de su pluridiscapacidad, presentan una situación de dependencia para realizar cualquier actividad como levantarse, pasear, comer, beber, dormir, sentarse, vestirse, moverse, en definitiva, para todo.  Es por ello que destacó la importancia de que cuenten con los apoyos necesarios para poder participar en la sociedad en igualdad de condiciones.  

Campaña 168 horas

De ahí, la puesta en marcha de la campaña ‘#168 horas’, que hace referencia a las 168 horas que dura una semana, lo que equivale al número de horas semanales que necesitan apoyos gran parte de las personas con parálisis cerebral. Y es que, casi el 80 por ciento de las personas con parálisis cerebral tienen grandes necesidades de apoyo, ya sea a nivel físico, intelectual, comunicacional, o por combinación de dos o más factores.  De ahí que algunas personas requieran de apoyos físicos, cognitivos e incluso de comunicación.

El presidente autonómico de la Federación de Aspace señaló que hay algunas personas con parálisis cerebral que tienen una capacidad intelectual pero no se pueden comunicar por su trastorno en notarías y juzgados en asuntos civiles, como por ejemplo una herencia. Explicó que la tecnología de hoy permite que estos individuos puedan expresarse a través de pictogramas, sistemas aumentados alternativos de comunicación, programas en tabletas y el uso de ordenadores con la mirada.