Fresno apuesta por un novedoso sistema de reforestación

S.F.L.
-

El método Cocoon se ha utilizado con el 16% de los 95.000 árboles sustituidos tras el incendio de 2012 y genera un considerable ahorro de agua. Las plantas disponen de código QR para monitorizarlas

Fresno apuesta por un novedoso sistema de reforestación

Fresno de Rodilla ha confiado en el revolucionario método Cocoon para mejorar la capacidad de supervivencia de 15.000 de los 95.000 árboles con los que se ha repoblado en la zona incendiada en agosto del 2012. De las más de 200 hectáreas que ardieron ese fatídico día, 100 han sido reforestadas. El ambicioso proyecto LeasePlan forest, puesto en marcha el pasado noviembre, ha permitido la instalación de plantas gracias a este revolucionario sistema.
La lucha contra el cambio climático, cada vez más visible en el sector rural, requiere una búsqueda de alternativas sostenibles para reducir las emisiones de CO2 y procurar la supervivencia de las especies a largo plazo. A partir de esa idea, nace el Cocoon, un revolucionario sistema para repoblaciones que garantiza un considerable ahorro de agua causando el menor impacto desde su origen. 
«Está diseñado para apoyar a la plántula durante su crítico primer año, proporcionando agua y refugio, al tiempo que estimula el desarrollo de una estructura radicular sana y profunda. De esta manera, se produce árboles independientes y fuertes, que no dependen de irrigación externa y que pueden sobrevivir en condiciones extremas», aclara Ignacio Martín, ingeniero forestal de Volterra Ecosystems, empresa que trabaja directamente con la firma holandesa Land Life Company, que es la precursora del diseño de este prototipo. Además, todas las plantaciones llevan un código QR para que su desarrollo pueda ser apreciado a través de un monitor. La empresa seguirá en todo momento un control y ejecutará tareas de mantenimiento en cada árbol.
El diseño de este proyecto arrancó hace más de un año en colaboración con la empresa local Eurofor que, desarrolla su actividad en el campo de la restauración ambiental más convencional y, la cooperación de la ONG burgalesa ‘Un bosque para el planeta Tierra’, cuyo presidente, Jorge Extramiana, ejerció de intermediario entre Volterra y la localidad. 
«Sin su apoyo incondicional no hubiésemos podido llevar a cabo semejante trabajo. Si se ha tardado tanto es porque no había recursos para la ejecución. No hemos recibido ayudas por parte del ministerio de Medio Ambiente puesto que las zonas con terrenos incendiados están exentas de recibir fondos. Entre voluntarios de Fresno y alguna ayuda que nos dio la Diputación, pudimos repoblar muy poco con plantas que nos cedían empresas. El mantenimiento de esas plantaciones lo hemos realizado los ciudadanos del pueblo hasta que surgió esta gran oportunidad», declara Rafael Solaguren, vocal por Fresno de Rodilla en la Mancomunidad Encuentro de Caminos. Lo más habitual en las labores de plantación de árboles es realizarlas de forma lineal con buldócer, pero en este caso se ha hecho de manera puntual con retroexcavadora. 
ESPECIES.

Se han plantado distintas especies de árboles que brindan alimento a la fauna salvaje como almendros forestales, majuelos, pinos piñoneros y jerbos, «una especie frutal tradicional que ha desaparecido prácticamente de los pueblos y cuyo fruto se consumía antaño», afirma Martín, que también añade que «al mismo tiempo se han instalado especies originales de este terreno como quejigos, arces y fresnos».  
Las técnicas que se han utilizado son ambientalmente más sostenibles que las de una plantación tradicional. La empresa ha transplantado especies nativas, la gran mayoría del entorno, para conseguir sus principales objetivos: absorber CO2 y favorecer la biodiversidad. Es por eso que, dentro del proyecto de reforestación, también se han construido dos pequeñas balsas para disponer siempre de agua, en caso de incendios, pero principalmente están destinadas para que sirvan de hábitat a las especies vegetales y animales que viven en el espacio. El 22 de agosto de 2012 las llamas recorrieron casi ocho kilómetros en línea recta y calcinaron 200 hectáreas, 65 del monte ubicado al lado de Fresno y, avanzó sin control hasta las inmediaciones de Santa María del Invierno. Gracias al trabajo realizado, se podrá recuperar ese espacio que tan verde lucía hasta entonces.