La ampliación del Museo de Burgos da un nuevo paso

C.M.
-

Las obras, una vez aprobado el proyecto básico, empezarán por la construcción del nuevo edificio en la Casa Melgosa, que podrían salir a concurso este año

Recreación de la fachada del nuevo edificio. - Foto: Alberto Rodrigo

La ansiada ampliación del Museo de Burgos dio la semana pasada un paso importante. La Comisión de Licencias del Ayuntamiento aprobó el proyecto básico después de pedir explicaciones a los redactores sobre la solución dada al alero del nuevo edificio. Empieza ahora la cuenta atrás para la presentación del proyecto de ejecución y la convocatoria del concurso para su construcción, que se hará por fases, según contempla el Plan Director. No obstante, se desconoce en este momento qué impacto puede tener en los plazos el escenario actual del estado de alarma por el coronavirus, que puede ralentizar de manera sustancial el proceso burocrático en su conjunto. 
A los edificios actualmente en funcionamiento, la Casa Miranda y la Casa de Íñigo Angulo, se sumarán la antigua residencia Nuestra Señora de Belén, el patio contiguo, el antiguo cine Calatravas y la Casa Melgosa, tras el acuerdo de colaboración alcanzado el año pasado entre el Ministerio de Cultura y la Conserjería de Cultura. Precisamente, las primeras obras se llegarán a cabo en la Casa Melgosa, cuya titularidad es del Ministerio de Cultura desde 1986, por un importe que rondará los 3,3 millones. 
La intervención prevista consistirá en ampliar la sede museística con la construcción de un edificio de tres plantas más sótano de unos 2.800 metros cuadrados en el solar del que solo se conserva la fachada y la arcada del muro interior y su conexión con la sede actual, lo que sin duda dará una nueva vida a la calle Calera. 
El espacio expositivo se distribuirá en tres plantas. La sala más polivalente estará en la planta baja y albergará las exposiciones temporales. Tendrá una doble altura y en su parte inferior incorporará los elementos históricos que existen y que se rematará con un techo tipo espejo que refleja lo que está pasando en el interior. 
Las otras dos plantas son ciegas para que faciliten las exposiciones permanentes. Una de ellas estará dedicada en exclusiva al pintor burgalés Luis Sáez y la otra se dedicará a albergar la obra de los artistas burgaleses contemporáneos 
El interior del edificio será sencillo y estará compartimentado por el muro que ya existe en la planta baja (arcada histórica) y a partir de ahí se genera una escalera en cuádruple altura que se remata con un lucernario que recibe luz natural en la parte superior. Está pensado para que el día de mañana cuando se edifique en el cine Calatravas este espacio comunicará la Casa Melgosa y el cine Calatravas. 
En el tejado se ha diseñado una terraza que servirá para relacionar el nuevo edificio con el torreón de la Casa de Íñigo Angulo. Las conexiones con los otros edificios existentes se harán mediante una escalera. El proyecto ha sido redactado por los arquitectos burgaleses de Estudio BHER, tras ganar el concurso convocado por la Junta, e incluye mejoras en la accesibilidad de los inmuebles actuales.