Miranda destina 40.000 litros diarios a desinfectar calles

Ó.C.
-

Los empleados de la UTE son los encargados de esta labor. Cada jornada se cuenta con una media de entre 35 y 40 personas destinadas a esta tarea

Miranda destina 40.000 litros diarios a desinfectar calles

La fase 0, en la que está Miranda, es la que permite menos movimientos, aunque desde que se puso en marcha las calles han vuelto a recuperar cierta vida. Las franjas horarias, el comercio con cita previa o las compras de primera necesidad hacen que los vecinos disfruten de una cierta libertad, aunque sepa a poco. Con este incremento en el tránsito diario de personas las medidas de precaución ganan protagonismo, con el objetivo de reducir en la medida de lo posible los contagios en la vía pública. Para no correr riesgos el Ayuntamiento ha redoblado los esfuerzos para desinfectar los puntos comunes y para ello diariamente se reparten por la ciudad unos 40.000 litros de agua con una baja disolución de lejía, como establece el protocolo del Ministerio de Sanidad.

El concejal responsable de coordinar esta tarea es Unai Letona, de Medioambiente. Por su parte se indica que para actuar en toda la ciudad se cuenta con los trabajadores de la UTE de limpieza. "Diariamente disponemos de una media de entre 35 y 40 personas para las tareas de desinfección", aclara el responsable municipal, que destaca que este esfuerzo se basa en "las horas que está metiendo la plantilla", ya que lo que se ha hecho "es añadir estas tareas" a las que ya se hacían por parte del personal en lo que se refiere a la limpieza viaria y la recogida de basuras.

Dada la necesidad de desinfectar puntos transitados, Letona ensalza que el punto de partida ha sido el de "optimizar todos los recursos disponibles". Para ello se cuenta únicamente con la plantilla de la UTE, puesto que no hay más personal municipal destinado a este cometido, aunque se deja claro que "las necesidades en desinfección son brutales", lo que hace que "estemos prestando un servicio propio de una ciudad más grande", sostiene Letona.En cuanto a los medios que utilizan, el concejal remarca que "se están usando de los que disponemos", por lo que en este sentido ni la UTE de limpieza ni el Ayuntamiento han tenido que afrontar gastos de entidad, ya que solo se han adquirido "las mochilas de desinfección", confiesa.

Con ellas los trabajadores realizan las tareas de más detalle. Gracias al depósito portan el agua con lejía para desinfectar elementos como los contenedores o el mobiliario urbano, que se entiende que son puntos en los que hay muchos contactos de diferentes personas. Más allá de esto se han utilizado los dos camiones grandes con depósito, junto a las barredoras habituales y también una hidrolimpiadora.

Al trabajo que se hace por las calles hay que añadir que miembros de la UTE junto a los bomberos se encargan dos veces a la semana de la limpieza de edificios públicos, en los que se cuenta con que haya más asistencia o tengan cierto riesgo. Se trata de los exteriores de los ambulatorios, la residencia de ancianos de Callejonda o el hospital, además de otros establecimientos como los supermercados, siempre "siguiendo los protocolos del Ministerio", reitera Letona.

Próxima fase. Junto a lo que se hace en la actualidad, Letona también trabaja con una previsión inicial de lo que se va a hacer en materia de desinfección cuando la ciudad pase a la siguiente fase. En este sentido se apunta a que uno de los objetivos que se añadirá es la mayor atención "a la zona centro, donde pueda haber más gente y donde se limpiarán las aceras y además se intensificará donde se coloquen las terrazas", en las que también se espera que haya una mayor presencia de vecinos.