La hoja de ruta del Castillo, en pausa

A.S.R.
-

La alerta sanitaria paraliza la iniciativa del Ayuntamiento para reactivar estas instalacionesy su apertura este verano dependerá de cómo avance la situación actual

La fortaleza podría abrir este verano sus puertas, siempre que lo permita la pandemia, solo como mirador, para visitas individuales. - Foto: Luis López Araico

El Castillo no levanta cabeza. Cuando había conseguido que los responsables políticos volvieran otra vez la mirada hacia él y se entusiasmaran con la idea de devolverle a la vida, irrumpe en escena la covid-19 y pone en pausa la hoja de ruta que el Ayuntamiento iba a diseñar para activar estas instalaciones. El concejal de Turismo, Leví Moreno, confirma que el plan que habían empezado a modelar a primeros de año se encuentra parado. En ese estado se hallan tanto este rescate a largo plazo como el futuro más inmediato de la fortaleza, uno de los atractivos turísticos de la capital durante el verano. 
«Mientras no sepamos cómo avanza la alerta, no podemos hacer nada. Todavía no tenemos claro qué pasará este año, si lo podremos abrir o no, y lo mismo ocurre de cara al año que viene», observa el edil, que se ve atado de pies y manos en la toma de cualquier decisión mientras la sociedad se encuentre en medio de la actual crisis sanitaria. 
Con cautela señala que de apostar por su apertura sería únicamente para las visitas individuales y por la zona del patio de armas, a modo de mirador, por ser un espacio que permite mantener la distancia de seguridad entre la gente. Desde luego, apostilla, nada de bajar al pozo y las galerías subterráneas, especialmente estrechas y con un aforo ya de por sí muy reducido. «No tenemos definido cómo lo haremos. Es muy pronto», reitera. 
Tampoco está claro si se podrá celebrar alguna propuesta cultural para avivar el enclave como se ha hecho en los años anteriores. 
«Estamos expectantes, pendientes de lo que se puede hacer, sí estamos barajando distintas posibilidades, pero dependemos de lo que vaya ocurriendo con la alerta sanitaria», destaca el titular de Turismo, inmerso estos días en articular las ayudas aprobadas por el Consistorio para la hostelería y los pequeños comercios. 
al cajón, solo de momento. El rescate de un cada vez más moribundo Castillo empezó a fraguarse a primeros de año. Entonces se trazaron unas líneas generales de sus necesidades. Se contemplaba la convocatoria de un concurso de ideas para la conservación y recuperación de las infraestructuras de este complejo y también de un pliego para su dinamización turística y cultural con los ojos puestos en la primavera de 2021. La Semana Santa, una de las temporadas turísticas fuertes, era la meta inicial. Evidentemente, si ya antes se presumía que eran unos plazos muy ajustados, ahora no hay duda.
En este primer boceto aparecía el adecentamiento del centro de interpretación, la mejor iluminación y señalización de emergencia de las galerías subterráneas y el pozo, la habilitación de una zona de recepción con baños, tienda de recuerdos y venta de entradas... Al mismo tiempo, una vez asegurada la renovación de las instalaciones, se redactaría un pliego para devolver la vida cultural y social a este patrimonio.