Interferencias regresa a Covarrubias los días 16 y 17

I.P.
-

Las IV Jornadas sobre Arquitectura y Cine se inaugurarán con la presentación de la exposición sobre Sad Hill y Burgos Film Commision

Cuando en julio del año 2016 se conmemoró el 50 aniversario del rodaje de El bueno, el feo y el malo, el mítico film del spagetti western, uno de los actos fue la celebración de las primeras jornadas Interferencias,  organizadas por el colectivo EfimerArq y la UBU, con charlas sobre la relación entre el cine y la arquitectura, impartidas por cineastas y arquitectos, en homenaje a la intervención arquitectónica del paisaje que se realizó en el ficticio cementerio de Sad Hill.


Debido al interés suscitado en las primeras jornadas se celebraron dos ediciones en 2017 y 2018; y  este año llegan de nuevo los días 16 y 17 próximos. Los ponentes son arquitectos, escenógrafos, historiadores, directores de cine, críticos… cada uno aportando su visión particular sobre la fecunda relación y las notables interferencias entre el cine  y la arquitectura. En esta ocasión habrá además una particular exposición pública de trabajos realizados por los  alumnos de último curso de la Escuela Superior de Arquitectura de Valladolid, que han intervenido sobre un solar de Covarrubias para proyectar la Burgos Film Commission; y paralelamente han realizado varias intervenciones paisajísticas sobre el Cementerio de Sad Hill. Los propios alumnos y profesores explicarán sus proyectos el sábado 16 por la mañana.

El mismo sábado por la tarde intervendrá el atrecista Román Labrador, que explicará los entresijos de la construcción de los escenarios de las películas para las que trabaja actualmente. Posteriormente la Asociación Cultural Sad Hill presentará el documental Desenterrando Sad Hill , abierto para todos los públicos.

El Domingo 17 por la mañana habrá 4 conferencias: el crítico de cine Alfredo Moreno hablará sobre los espacios en las películas de Alfred Hitchcock; el escritor Rodrigo Martín nos descubrirá los secretos de las casas en el cine de terror contemporáneo; y los arquitectos Jorge Ramos y José María Jové desentrañarán las superposiciones espaciales en un apartamento de Brooklyn y la relación entre el espacio  y las pantallas, respectivamente.