Detienen al expresidente Temer por corrupción y malversación

Agencias
-

El exmandatario brasileño ingresa en prisión preventiva por la misma trama que llevó a la cárcel a Lula da Silva, al ser considerado el líder de una organización criminal que se beneficiaba de sobornos

Detienen al expresidente Temer por corrupción y malversación - Foto: UESLEI MARCELINO

 

La corrupción volvió ayer a salpicar a un nuevo expresidente del Gobierno de Brasil, esta vez a Michel Temer, el predecesor del actual jefe del Ejecutivo, que fue detenido por la Policía Federal en el marco de la operación Lava Jato, en la que se investiga una red de cobro de sobornos a cambio de contratos públicos.
Temer, de 78 años, que dejó el poder el pasado 1 de enero tras haber sucedido a Dilma Rousseff en agosto de 2016 -esta fue destituida por un juicio político-, fue arrestado en Sao Paulo por agentes federales. La Fiscalía le acusa de ser el principal líder de una organización criminal que incurrió en los delitos de corrupción, malversación y lavado de dinero y el juez aceptó la denuncia y ordenó su captura y su ingreso en prisión preventiva en Río de Janeiro.
El magistrado Marcelo Bretas, que dirige las investigaciones de Lava Jato en Río, dictó órdenes de detención contra 10 personas que incluyen al expresidente y al exministro de la Casa Civil y de Minas y Energía Wellington Moreira Franco, que también fue arrestado. 
La acción judicial contra el exmandatario es una pieza separada de la operación Radioatividade, a su vez una rama de Lava Jato, sobre el presunto desvío del dinero de las obras de la central nuclear Usina Angra 3, a cargo de la empresa de ingeniería Engevix. Esta se basa, principalmente, en la denuncia del dueño de Engevix, José Antunes Sobrinho, que afirma que pagó un millón de reales (unos 230.600 euros) a un amigo de Temer, el coronel Joao Baptista Lima, a cambio de la participación de la compañía en dichas obras. El dinero habría sido empleado en la campaña electoral de 2014. 
Además, conforme al relato del empresario, Moreira Franco y Lima le habrían acosado entre 2013 y 2014 para que hiciera «donaciones» a favor del Movimiento Democrático Brasileño del exdirigente. 
Temer, que tiene abiertas varias causas judiciales en su contra, aseguró, pocas semanas antes de abandonar el Gobierno -con uno de los peores índices de popularidad de la Historia-, que no tenía «la menor preocupación» por las denuncias que le vinculaban con diferentes asuntos de corrupción y afirmó entonces que tenía la conciencia tranquila. Ayer, se convirtió en el segundo exjefe del Ejecutivo de Brasil en ser encarcelado por estas prácticas irregulares.
El caso Lava Jato es el mismo por el que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva fue condenado en 2018 a más de 12 años de prisión. En su caso, se le declaró culpable de aceptar un tríplex de lujo en Sao Paulo como pago de la constructora OAS a sus favores políticos.