738 turistas adquieren la pulsera de la diócesis en su primer mes de vida

I.L.H. / Burgos
-

Desde que se habilitó la entrada conjunta, el Museo del Retablo, San Nicolás y San Gil se han beneficiado del tirón de la Catedral. Por San Esteban -otros años cerrado en esta época- han pasado 1.762 personas, 440 con pulsera

La entrada conjunta se puede adquirir en los 4 templos, pero es en la Catedral donde más se solicita. La han comprado allí 564 personas. - Foto: Alberto Rodrigo

La diócesis puso en marcha la idea teniendo como referencia una experiencia similar en Toledo donde, con una misma entrada, se puede acceder a varias iglesias, aunque no a la Catedral. Aquí lo plantearon incluyendo el templo gótico y los monumentos de San Nicolás, San Gil y el Museo del Retablo que acoge la iglesia de San Esteban. La pulsera turística se puso en marcha hace poco más de un mes, coincidiendo con la Semana Santa, y en sus primeros treinta días de existencia -hasta el 20 de abril- ha sido adquirida por 738 personas. «No pensábamos que se iba a interesar tanta gente porque apenas nos ha dado tiempo a publicitarlo», comenta el presidente del Cabildo, Juan Álvarez Quevedo, que hace una valoración «muy buena» del primer mes.
La pulsera se ha adquirido principalmente en la Catedral (564 entradas), pero también en los otros tres monumentos: 68 turistas lo han hecho en San Nicolás, 57 en el Museo del Retablo (San Esteban) y 49 en San Gil. En total, han visitado San Gil 796 personas, de las que 344 lo han hecho con el bono descuento. En San Nicolás es difícil de cifrar porque en Semana Santa el acceso es gratuito por un convenio suscrito con la Fundación Siglo. Solo en esos días han visitado la iglesia 5.000 personas.
Atención especial merece el Museo del Retablo, que hasta ahora permanecía abierto únicamente los meses de julio, agosto y la mitad de septiembre. La apertura del centro desde Semana Santa ha atraído a San Esteban a 1.762 personas, de las que 440 lo han hecho con la pulsera. El responsable del centro de arte, Antonio García Ibeas, asegura sentirse «encantado» de la asistencia con y sin pulseras, teniendo en cuenta que durante el verano pasado visitaron el museo 5.000 personas.
La Catedral, por su parte, ha recibido 24.000 turistas. Si lo miramos desde el punto de vista del templo Patrimonio de la Humanidad, en esta abultada cifra de turistas 564 pulseras apenas suponen un 2,35% del total. Pero no lo es si lo miramos desde la otra perspectiva: que las 344 personas de San Gil y las 440 de San Esteban  que han acudido con la pulsera lo han podido hacer por el descuento de la entrada conjunta de la Catedral. En el Museo del Retablo es evidente porque otros años no estaba abierto. En este caso es un hecho que 1.322 personas han accedido al centro de manera individual y 440 con entrada conjunta. La comparativa con las otras dos iglesias, de la que no se disponen datos de otros años, habría que valorarla en cambio teniendo en cuenta aspectos como que la Semana Santa cayó a finales de abril.
Por otro lado, que adquieran el bono descuento no significa tampoco que visiten los cuatro templos. La pulsera turística persigue aprovechar el tirón de la Catedral y ofrecer, por 1 euro más de lo que cuesta la visita al monumento estrella (8 en total), el acceso a otros tres templos que de manera individual cuestan 2 euros. «La finalidad es compartir. La pulsera se ofrece de manera conjunta para que no solo sea la Catedral la que domine las visitas y los ingresos; queremos también que otros templos obtengan beneficios para su mantenimiento artístico», explicaba Álvarez Quevedo en el estreno de la iniciativa. El reparto de los beneficios se realizará de forma proporcional en el caso de la Catedral y equitativa con respecto a los tres templos.

Aspectos a revisar

 

Aunque evaluarlo de manera estricta es complicado, lo que está claro es que para la diócesis 738 pulseras para el primer mes de vida es una cifra «satisfactoria». Aún así la institución reconoce que necesitan pulir algunas cosas.
Una de ellas tiene que ver con los días de acceso gratuito que maneja cada templo. Mientras que la Catedral y el Museo del Retablo ofertan la tarde del martes gratis, la iglesia de San Nicolás no cobra entrada los lunes. Ese día no sale rentable adquirir el bono porque el museo ubicado en San Esteban está cerrado; tampoco lo es hacerlo el martes, porque por la tarde el templo gótico no cobra. De ahí que la diócesis se plantee hacer coincidir los días gratuitos.
Otro aspecto que quieren mejorar es la publicidad, tanto en internet como en papel. Respecto al soporte físico, el presidente del Cabildo considera que la cartelería  en cada iglesia debería ser más grande. Y en cuanto a la red, esperarán a tener operativa la nueva página web de la Catedral para difundirlo en mejores condiciones. «Hay que hacer una reestructuración corrigiendo errores. Ahora estamos recopilando toda la información para que en julio podamos tener carteles y folletos nuevos», añade Álvarez Quevedo.