La escuela de maquinistas prepara su cuarta promoción

Ó.C
-

Los alumnos del tercer curso impartido en la ciudad están cerca de acabar la parte teórica y empezar con la práctica

La escuela de maquinistas prepara para su cuarta promoción

Miranda es la única ciudad de todo el país que, sin ser capital de provincia, cuenta con una Escuela Técnica Profesional de Conducción y Operaciones de Renfe Operadora. De esta manera se cuela en una lista en la que están Bilbao, Madrid, Sevilla o Valencia. En 2018 se arrancó con el primer curso preparatorio para conseguir la licencia de maquinista. Aquella era la novena promoción nacional, tras ella han llegado dos más y ahora en la escuela se preparan para su cuarta, la que será la décimo segunda.

Para Miranda se reservan veinte plazas y el periodo de preinscripción acaba este miércoles. Los que entren en la escuela recibirán una formación de nueve meses, con seis de teórica y tres de práctica. Para entrar es necesario pagar 21.100 euros, aunque dado el proceso de rejuvenecimiento que atraviesa la empresa, en la escuela tienen claro que la demanda de nuevos profesionales es muy alta, por lo que se ve como una "inversión". "El trabajo no se garantiza pero se está jubilando muchísima gente", resaltan.

Al margen del aspecto económico, otro factor imprescindible para acceder es aprobar un examen, que se convocará en próximas fechas y que es "de cultura general", indica Miguel Ángel Celada, que junto a Máximo Yanguas son los profesores que se encargan de la formación. En la actualidad ultiman la parte teórica de la undécima promoción, que finalizará en marzo cuando acaben la práctica.

"Lo que se da aquí no es que sea difícil, pero no lo han visto antes", apunta Celada sobre el temario, en el que lo más importante son las normas de circulación para los trenes. Una materia "muy amplia" que implica una dedicación, aunque "en la mayoría de los casos", aprueban. Con el carné en la mano los futuros maquinistas pueden entrar a Renfe o al sector privado. Para dar ese paso, Celada deja claro que quien da la licencia es el Ministerio, aunque en la escuela se hace un seguimiento con exámenes parciales para garantizar una buena preparación.

En cualquier caso, es ahora cuando los alumnos empiezan a sentir los nervios, porque llegan al tramo final. Lo sabe bien David Pirón, que es el responsable de asesoramiento de nuevas incorporaciones y aspirantes a maquinistas del sindicato Semaf. Él explica el proceso y también aclara dudas para los interesados en esta décimo segunda promoción. Por eso recuerda que todas las personas que tengan dudas pueden ponerse en contacto con él a través del correo electrónico: miranda@semaf.org.

Para que todo se convirtiese en realidad, primero hubo que llamar a muchas puertas. La idea era que el simulador en el que se formaba a los aproximadamente 150 maquinistas también se usara para los cursos preparatorios. Fue en 2015 cuando el Semaf movió las primeras piezas para arrancar la escuela y se logró en 2018. Miranda se unió en la novena promoción y el secretario de la sección sindical de Semaf, José Antonio Barahona, resalta que todos los que salieron de aquella ya forman parte de Renfe.

Pero antes de todo esto, Barahona recuerda "que lo complicado fue explicar a la empresa que teníamos una escuela para tema interno pero que podíamos dar los cursos para los futuros maquinistas". En aquel momento se iniciaba un proceso de renovación de la plantilla por lo que se dio el visto bueno. Por parte del sindicato se da mucha importancia a que los aspirantes que se formen en la escuela sean de la ciudad, porque es más fácil que pidan destino aquí y se "estabilice la residencia", confiesa Pirón, para que Miranda conserve su, venido a menos, músculo ferroviario.


Las más vistas