La huella de la Iglesia Católica

Angélica González / Burgos
-

El nuncio del Papa, Renzo Fratini, inaugura el 7 de julio el nuevo archivo diocesano que ha ganado más de 2.000 metros, guarda documentos desde 1068 y se pone al servicio de la investigación

El archivero Matías Vicario, en las nuevas instalaciones, ubicadas en la antigua sede de Cáritas. - Foto: Ángel Ayala

Conservar la historia de la Iglesia Católica en la provincia de Burgos y servir de ayuda a los estudiosos e investigadores son los dos objetivos con los que arranca la nueva etapa del archivo diocesano, cuyas obras de remodelación comenzaron en 2012 y que inaugurará el nuncio del Papa en España, Renzo Fratini, el próximo  7 de julio. Los archiveros Matías Vicario y José Luis Esteban y el arquitecto Arturo González presentaron ayer las instalaciones, en la calle Martínez del Campo, y algunos de los documentos más singulares que allí se guardan desde el año 1068 en el que se creó la diócesis burgalesa.
El nuevo archivo utiliza las instalaciones de la Facultad de Teología que hasta 2005 sirvieron de sede de Cáritas y pasa de tener aproximadamente 1.900 metros a contar con 4.660 con posibilidad de aumentar hasta 10.000 si se necesitara. «Se ha optado por un sistema de archivos modulares compactos con propiedades ignífugas y cuenta con instalaciones de seguridad y climatización óptimas para la conservación de documentos con control de temperatura y humedad, además de un sistema de extinción automática de fuegos mediante un gas», explicó Arturo González.
Las obras han tardado 17 meses y el coste total ha sido de 1.990.657,74 euros. «La diócesis ha afrontado estos gastos desde el superávit de ejercicios anteriores y ha decidido llevarlo a cabo en esta época de crisis para ayudar a las 28 empresas que han colaborado en el proyecto. Como media, han trabajado 8 personas de manera continuada durante la ejecución de la obra», precisó el portavoz de la diócesis, Álvaro Tajadura.
Existen dos grandes secciones en el archivo: la primera es el archivo diocesano propiamente dicho que surge de la actividad pastoral  e incluye documentos de todo tipo: hay bulas de papas, documentos de obispos, de órdenes religiosas o de patrimonio cultural. La segunda, la de los fondos parroquiales, recoge documentos de 1.145 parroquias. A esto se le suma el fondo donado por el profesor Federico Pérez, una recopilación de noticias de la Iglesia publicadas en distintos medios.
El año pasado, el archivo atendió más de 8.000 consultas y 1.200 visitas. Desde la promulgación de la Ley de la Memoria Histórica, además, recibe decenas de peticiones de ciudadanos de Cuba, Argentina y México que piden partidas de bautismo de antepasados para solicitar la nacionalidad española.