Educar en la fe online

NOELIA MARISCAL (ICAL)
-

Tres parroquias de Burgos ofrecen clases de catequesis online de la mano de un títere para seguir educando a los más pequeños en los valores de un buen cristiano

Educar en la fe online

El inicio del estado de alarma en el país pilló por sorpresa a toda la sociedad, que de un día para otro tuvo que echar el cierre en sus negocios, los niños dejaron de ir a los colegios y una gran parte de la población se vio obligada a encerrarse en casa, sin saber cuando esto finalizaría. Con el paso de los días, las iniciativas online y el teletrabajo se impusieron en esta nueva realidad, donde los profesionales continuaban sus labores utilizando vías telemáticas.

Un ejemplo de ello son las clases de catequesis online que imparten las iglesias burgalesas del Hermano San Rafael, Nuestra Señora de las Nieves y El Salvador, ubicada en Villatoro. Este proyecto, que comenzó el pasado 22 de abril, busca seguir educando a los más pequeños en los valores de un buen cristiano, por medio de lecciones semanales de media hora a través de vídeos que la propia parroquia cuelga en su canal de YouTube https://www.youtube.com/channel/UCIkEtUjx3AGuME2Po5OqqIw

El encargado de impartir estas clases es el títere Martín, un simpático muñeco con muchas ganas de aprender, cuya voz está a cargo del sacerdote Álvaro Tajadura, que, junto al párroco Emilio Ibeas, conversan sobre los valores más importantes que tiene que tener un buen cristiano.

“Hacía casi un mes que se habían suspendidos las catequesis y toda la actividad presencial en la parroquia, por lo que decidimos que podíamos ir realizando las clases de catequesis con las nuevas tecnologías, y lograr llevarlo así a las casas de los niños”, cuenta Tajadura. Para ello, decidieron que el personaje principal debía ser Martín, un títere al que el sacerdote guarda un gran afecto debido a que es de su propia creación.

El también delegado de medios de la Archidiócesis de Burgos cuenta con una dilatada experiencia en el mundo de los títeres al ser también el responsable de la compañía de títeres ‘Papamoscas’, anteriormente conocida como ‘Los Gigantillos’ de Karraskedo, muy reconocida entre la ciudadanía burgalesa y que cada año entretiene a los más pequeños con sus historias. “Llevo haciendo títeres más de media vida, empecé con Karraskedo cuando tenía 14 años, y después cuando desapareció la compañía heredé los muñecos, la decoración, los escenarios…etc”, recuerda Tajadura. Sin embargo, asegura que la compañía no tiene un fin pastoral, aunque estas clases online le ha servido para unir dos pasiones.

Los valores de un buen cristiano

El canal de YouTube de la parroquia del Hermano San Rafael ofrece cada miércoles a las 18 horas una clase online para los más jóvenes, centrada en un tema “transversal” que pueda estar dirigido a los espectadores de varias edades. “La catequesis ordinaria sí que está pensada a distintas edades, se divide por ciclos y cursos, porque no dan lo mismo los que se preparan para la comunión que los que van a hacer la confirmación”. Por esa razón durante las clases no tratan temas que sigan un itinerario específico, sino temas más amplios que les permitan abarcar todas las edades.

La pasada semana la lección se centró en la importancia de ser amigo de Jesús, este miércoles en cómo se debe buscar la santidad en la vida corriente, y para la próxima semana Tajadura señala que tienen preparado dedicar la clase a la figura de la Virgen María, con motivo del inicio del mes de mayo.

“Se trata de hacer extraordinario lo ordinario, hacerlo con cariño y tocar aspectos de la vida cotidiana de un cristiano. Es una forma de no perder la comba de la vida ordinaria de un cristiano. No porque estemos confinados en casa o lleguen las vacaciones dejamos de ser cristiano”, subraya el sacerdote.

Esta iniciativa, pese a ser relativamente nueva, puesto que solo lleva dos en funcionamiento, está teniendo una gran acogida entre la población burgalesa, y sus vídeos acumulan ya más de 700 visitas. Además los encargados de impartir estas clases, cuando finaliza la lección, invitan a los más jóvenes a realizar en casa una pequeña actividad o reto, como puede ser una manualidad, colaborar en las tareas de la casa o rezar en familia.