Aumentan los controles para bajar los 24 atropellos de 2019

R.C.G
-

Se han tomado medidas para potenciar la seguridad, como instalar elementos que mejoran la visibilidad en pasos de cebra. La Policía Local refuerza el uso del radar para que no se rebasen los límites de velocidad

Aumentan los controles para bajar los 24 atropellos de 2019 - Foto: Gonzalo Angulo

La seguridad vial es un aspecto que preocupa. En el último año se produjeron 24 atropellos en las calles de Miranda, una cifra que obliga a incrementar las medidas que ya se venían tomando para reducir los accidentes en el casco urbano. Como primer paso, las últimas semanas se han intensificado los controles de velocidad y los resultados arrojan un elevado número de conductores sancionados por superar los límites permitidos. Desde la concejalía ya se advierte que se continuará en esta línea. Sin ir más lejos esta semana han aumentado y el jueves 84 conductores fueron multados por este motivo, lo que representa más del 15% de total de vehículos que pasaron por los lugares en los que estaba colocado el radar. 
La sanción económica es la medida disuasoria más directa y posiblemente la más dolorosa para el bolsillo, pero no es la única que se ha tomado con el fin de pacificar el tráfico. Hace tiempo que se redujo la velocidad a 30 kilómetros por hora en gran parte del centro con el objetivo de reducir las situaciones de peligro y para favorecer otros medios de transporte alternativos al coche particular. 
También se han colocado pasos elevados en muchas calles que obligan a levantar el pie del acelerador, badenes cerca de los colegios para minimizar los riesgos en las zonas frecuentadas por menores y recientemente se han instalado ochenta captafaros reflectantes en pasos de cebra y las señales en muchos lugares se han reemplazado por unas con fondo amarillo para que se vean mejor. Por último en las calles en las que se han registrado más accidentes se han suprimido plazas de aparcamiento en las inmediaciones de los cruces para mejorar la visibilidad. 
Aún así no se ha logrado reducir el número de sucesos en los que están implicados peatones ya que el año pasado el Centro de Emergencias del 112 de Castilla y León contabilizó solo un atropello menos que en 2018, en el que hubo 25, aunque por parte del sistema de atención de emergencias se apunta que «solo en 24 de ellos se solicitó asistencia sanitaria». 
El hecho de que las cifras se hayan mantenido con una incidencia similar para este tipo de accidentes de tráfico lleva al concejal de Seguridad Ciudadana, Pablo Gómez a afirmar que «estamos actuando y lo vamos a seguir haciendo porque nos parece un tema importante, pero más allá de las medidas que se puedan adoptar, lo primordial es la concienciación de los conductores».
No hay un barrio que concentre mayor número de atropellos, aunque viendo cómo se distribuyen por el callejero sí que se observa que la gran mayoría se producen en las principales arterías de la ciudad, donde también hay un mayor número de peatones. Aún así los datos reflejan que son pocas las calles que repiten y las que lo hacen, es con dos o tres casos al año como Arenal, Real Aquende, calle Vitoria, carretera Logroño o Ronda del Ferrocarril. Precisamente, estas últimas son dos vías en las que se están intensificando los controles de velocidad ya que por sus características invitan a llevar una velocidad superior a la permitida.