Temperatura, equipos Covid y cierres

B.G.R.
-

Los profesores muestras sus dudas sobre alguna de las últimas medidas anunciadas

El Diego de Siloé prepara nuevas aulas y ha señalizado sus dependencias. - Foto: Jesús J. Matías

Algunos institutos tomarán la temperatura de sus alumnos y del personal a la entrada de los centros. Otros han descartado esta opción porque consideran que la declaración responsable de los padres incluye que lo hagan en sus casas, además de que consideran que complicaría la organización de unos accesos que serán escalonados. Existen dudas sobre este aspecto, y de si se trata de una recomendación u obligatoriedad, que los responsables educativos esperan poder aclarar cuanto antes, al igual que otras preguntas en torno a los llamados equipos de coordinación Covid, destinados a organizar y aplicar todo el dispositivo de actuación en caso de que se detecte un caso sospechoso y acelerar la realización de pruebas PCR, o a qué se considera transmisión descontrolada para cerrar un centro.
«¿Cuál es la cifra de contagios que tendrá esa consideración?», se pregunta Tomás Gómez, del Comuneros de Castilla, quien aboga por «una medida limitada más que generalizada, siempre que no se ponga en riesgo el sistema sanitaria». «Queremos que la enseñanza sea presencial y si con dos casos la situación no está controlada, un centro como el nuestro igual tiene que  estar cerrando cada día», precisa.
El responsable del Pintor Luis Sáez, José Antonio Virumbrales, alaba la creación de la figura del coordinador del centro de salud, en contacto con los centros escolares. «En el ámbito educativo el seguimiento acaba cuando alguien tiene síntomas y se llama a su familia, lo demás tendrán que ser directrices sanitarias», remacha.
En este punto, el director del Diego Porcelos, Jesús Martín, insiste en la necesidad de enfermeros en los colegios para  que «puedan tomar decisiones sobre la marcha», porque lo que todos los directores comparten es que «no somos personal sanitario». Lo que han hecho hasta la fecha, siguiendo el protocolo de julio, es crear un equipo coordinador de las diferentes medidas a desarrollar y cuyo objetivo es garantizar la seguridad y la salud del personal y del alumnado.