Herrera destaca el valor "insustituible" del Grupo Pascual

Europa Press
-
El presidente del Grupo Pascual, Tomás Pascual junto al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera y el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en el acto de conmemoración del 50 Aniversario del Calidad Pascual. - Foto: Juan Lázaro (Ical)

El presidente de la Junta considera la "calidad, la innovación y la vinculación al territorio" como ejes de su "éxito"

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha asistido al acto de conmemoración del 50 aniversario de Calidad Pascual, que se ha celebrado esta mañana en Madrid, donde ha destacado que se trata de uno de los "líderes" de la alimentación en España y uno de los "buques insignia" de la industria agroalimentaria de Castilla y León, al tiempo que ha destacado la "calidad, la innovación y la vinculación al territorio" como ejes de su "éxito".

Durante su intervención en el acto de conmemoración del 50 aniversario de Calidad Pascual, el presidente de la Junta de Castilla y León ha destacado que este grupo representa el valor "insustituible" de los empresarios familiares, que son emprendedores muy vinculados al territorio, "con nombre y rostro conocidos".

Asimismo, ha afirmado que Pascual es un ejemplo del salto que ha protagonizado la industria agroalimentaria, que ha pasado "de una actitud más tradicional a una forma de trabajar proactiva, tractora, innovadora, con una concepción del negocio plenamente moderna e integral".

Herrera ha subrayado el liderazgo de este grupo en su apuesta por la calidad, desarrollando constantes innovaciones que siempre han sabido anticiparse a las exigencias del mercado, y dando respuesta al deseo de alimentos cada vez más saludables, con una completa gama de productos y referencias, presentes hoy en cerca de 70 países.
Además, el presidente de la Junta de Castilla y León ha tenido palabras de recuerdo para el alma de esta "extraordinaria saga familiar", que fue iniciada por Tomás Pascual Sanz, quien en 1969 se hizo cargo de una pequeña cooperativa lechera en quiebra, en Aranda de Duero, con la voluntad de garantizar su actividad y el empleo de 6 trabajadores. Y que con enorme esfuerzo industrial e intuición comercial acabaría creando una de las marcas más conocidas y queridas por los consumidores españoles, que ha generado miles de empleos, sobre todo en las plantas de su tierra de origen. Por todo ello, le fue concedida la máxima distinción de la Comunidad: la Medalla de Oro de Castilla y León.

Todo ese éxito, según ha explicado el presidente, se basa en la calidad empresarial y humana practicada por el Grupo, del que también ha destacado su modelo de relación con los proveedores, la inmensa mayoría de los cuales son locales, y con contratos homologados y estables. En este sentido, ha señalado que "en Castilla y León sois el primer comprador de leche, y vuestro compromiso con nuestros ganaderos lo habéis demostrado incluso en los peores momentos de la crisis láctea. Ayudando a aquellos que más problemas tenían".

Más recientemente, Pascual ha apostado por participar en la Plataforma de Competitividad puesta en marcha para promover el equilibrio entre los agentes de la cadena de valor del sector lácteo.

Con sus 4 plantas en Castilla y León -dos en Aranda de Duero, Burgos, y otras dos en la provincia de Segovia (Ortigosa del Monte y Trescasas, bajo la marca Bezoya)- Pascual lidera la industria agroalimentaria de la Comunidad, un territorio más  industrializado que la media nacional, y en el que la agroalimentación representa el 27 por ciento de toda la industria: con 3.000 empresas, casi 37.000 empleos vinculados, una cifra de negocio de 10.000 millones de euros anuales y una creciente contribución a las cifras de exportaciones, que han alcanzado récords históricos en los últimos años.