Los hoteles 'pinchan' en el cliente de empresa

B.G.R.
-

Pero retienen al turista vacacional. La Federación de Hostelería detecta una «desaceleración» que se compensa con los viajeros tradicionales. Ve con preocupación el último cuatrimestre por los rumores de crisis

Los hoteles ‘pinchan’ en el cliente de empresa - Foto: Alberto Rodrigo

Los empresarios de hoteles de la ciudad están viviendo un «buen verano» en lo que a ocupación se refiere y prevén que, a tenor de los datos de meses anteriores, el ejercicio 2019 cierre en niveles similares al de 2018. No obstante, aseguran que se trata de un año de «altibajos» que comenzó flojo pero que fue recuperándose a partir de marzo y se consolidó en mayo, un periodo que junto al de septiembre, está «ganando peso» en la actividad del sector, según el vicepresidente de la patronal, Luis Mata.
Y es que, tal y como explica, los niveles de ocupación a los que se está llegando en fechas turísticas clave o en temporada alta son «difíciles de mejorar» en una capital como Burgos, pero se deben al visitante convencional no al cliente de empresa, que es del que se nutren los establecimientos en épocas de actividad más baja o los días de entre semana, además de que  el gasto de dejan es mayor. «Aquí es donde se puede ir a mejor porque no dependes de momentos concretos, pero hemos notado una cierta desaceleración», manifiesta, poniendo el foco en sectores industriales como el de la automoción.
No es el único que comparte esta opinión. Uno de los establecimientos que más servicio da al turismo de empresa es la Galería, ubicada en el polígono de Villalonquéjar. Su director, Rubén Vargas, asegura que este 2019 será «mejor» que el pasado, si bien atribuye esta variación favorable al visitante vacacional, sobre todo a aquel que está de paso y que «ha aumentado», que no al cliente que recala en la capital por trabajo y cuya presencia «está siendo menor» aunque lleva tiempo «estancado».
Los alojamientos de la capital consultados por este periódico sostienen también esa apreciación. Desde el Mesón del Cid, José Luis López reconoce que este tipo de huésped «ha bajado», algo que no enmarca dentro del verano, cuando el movimiento empresarial disminuye, sino que extiende a todo el año. En este sentido, muestra su preocupación sobre lo que ocurra el último cuatrimestre por los rumores de crisis. «Creo que se cerrará peor que 2018», precisa.
A esa «percepción» de recesión también se refiere Ricardo Garilleti, responsable de varios hoteles de la capital, quien teme que repercuta en las empresas y acreciente la «ralentización» que se ha notado de los profesionales que vienen por motivos laborales. Al respecto, señala que el mal arranque de comienzos de año se ha ido compensando con el turismo tradicional, que cree que debe potenciarse y confía en que la celebración del VIII centenario de la Catedral en 2021 será clave en este sentido porque «nos pone en el mapa».

[más información en la edición impresa]