Una Alhambra diferente

EFE
-

El complejo monumental más visitado en España abre una ventana a través de las redes para intercambiar recuerdos y rastrear en sus leyendas en estos días de confinamiento

Una Alhambra diferente - Foto: Álex Cámara

El ritmo lento del agua de las fuentes y el canto de los pájaros rompen el silencio de la Alhambra de Granada, el complejo monumental más visitado de España, que guarda también cuarentena por la pandemia de coronavirus.
La Alhambra cerró sus puertas el pasado 13 de marzo y las redes sociales se han convertido ahora en una ventana abierta a los visitantes y un lugar donde intercambiar recuerdos y curiosidades de los paseos por sus palacios y jardines.
Con motivo del Día Internacional de los Monumentos, el 18 de abril, su Patronato ha puesto en marcha una serie de iniciativas para disfrutar de este patrimonio histórico nazarí que es el más visitado de nuestro país gracias a que cada año recibe a más de 2,76 millones de personas. Sus incondicionales pueden compartir estos días de forma digital recuerdos, historias, propuestas para bucear por sus curiosidades y recorrer algunas de sus salas o recordar sus leyendas a través de Instragram o de hilos en Twitter,
El monumento recupera el pulso en mitad del parón por la crisis sanitaria gracias a la propuesta #laAlhambraEnTuCasa, una iniciativa que recopila aquellas imágenes de un lugar vivo, repleto de personas, majestuoso y centenario.
Mientras que espacios tan emblemáticos como el Patio de los Leones o el de los Arrayanes, en cuyo estanque estos días se han dejado ver incluso algunos patos, aguardan la futura vuelta del trasiego de turistas, la actividad se mantiene muy viva gracias a en las redes sociales oficiales del monumento, donde sus gestores animan a los seguidores a participar en un singular trivial virtual.
También se invita a disfrutar de rincones de la Alhambra, evocar su historia y disfrutar del entorno a golpe de clic, a través de los distintos recursos digitales que ofrece el Patronato y la Consejería de Cultura, una forma alternativa de aproximarse a la belleza de este conjunto palaciego que, como tantos hogares estas semanas, mantiene sus puertas cerradas pero que sigue cuidándose desde dentro.
Icono turístico de España, el cierre de la Alhambra producto de la pandemia de coronavirus no tiene precedente. Además de los dos días festivos que cierra cada año (el 25 de diciembre y el 1 de enero), únicamente se había clausurado en dos ocasiones muy puntuales: en 1996 tras un atentado de la banda terrorista ETA y con motivo de dos huelgas en 2004 y 2010.


Preparado para abrir sus puertas

Pero mientras el tiempo se detiene fuera de sus muros, en su interior un reducido grupo de empleados mantiene latente su pulso a la espera de que miles de personas vuelvan a recorrer sus rincones.
La clausura temporal convive estos días con la labor de un personal indispensable para garantizar el mantenimiento, la limpieza y la seguridad de un entorno patrimonial cargado de siglos de historia.
Para el mantenimiento del conjunto monumental se cuenta con empleados especialistas en fontanería, jardinería, albañilería, carpintería, electricidad y cantería que revisa periódicamente las distintas áreas de gestión y evita situaciones que pudieran derivar en un problema para la conservación.
Con las medidas de seguridad e higiene que marca la legislación en prevención de riesgos laborales y específicamente para la COVID-19, además de inspeccionar fuentes, albercas, instalaciones eléctricas y sistemas de evacuación, se llevan a cabo labores de limpieza de rejillas, repartidores y desagües en un entorno donde el agua ha gozado siempre de gran protagonismo.
Igualmente, se mantienen los riegos que son esenciales para conservar el buen estado de los jardines del monumento, incluidos los semilleros, ya que a pesar del parón decretado en todo el país por el Gobierno, la primavera no espera y continúa su curso.