El PP reedita victoria en Aranda y podría gobernar con Ciudadanos

J.C.O. / Aranda
-

Concentración. Los populares mantienen sus ocho concejales o incluso ganan uno más y C's obtiene tres. El PSOE perdería entre uno y dos de sus siete actuales, Sí se Puede e IU empatan a dos y se quedan fuera UPyD, RAP y PCAS

El PP reedita victoria en Aranda y podría gobernar con Ciudadanos

La histórica alternancia de poder en el Ayuntamiento arandino tiene visos de romperse el próximo 24 de mayo si se cumplen las estimaciones de la encuesta de intención de voto realizada por Sigma Dos para DB. Todo apunta a que la popular Raquel González reeditará la Alcaldía. El PP volvería a ser la fuerza más votada y si bien estaría lejos de la mayoría absoluta, a la hora de hablar de pactos estaría en disposición de formar gobierno con Ciudadanos, a priori su aliado natural.

Pese a que la inédita concurrencia de hasta ocho formaciones políticas hacía presagiar una mayor dispersión del voto, a tenor de los resultados del estudio se producirá un efecto contrario de concentración. Si en 2011 obtuvieron representación municipal los seis partidos que optaron a las urnas, de cara a los próximos comicios se dibuja un salón de plenos en el que únicamente se sentarán concejales de cinco siglas diferentes.

 De celebrarse a finales de abril las elecciones, el PP ganaría con el 34,3% de los votos y pese a que perdería casi dos puntos y medio respecto a los resultados de 2011, no solo conservaría sus ocho concejales actuales sino que estaría en disposición de obtener incluso uno más.

El PSOE se mantendría como segunda fuerza política, aunque sufriendo un descenso de más de siete puntos en relación a las anteriores elecciones. Un castigo para la renovada lista que encabeza Mar Alcalde, que le concedería tan solo el 22,5% de los sufragios y le llevaría a perder entre uno y dos corporativos.

Ciudadanos (C’s), que concurre por primera vez bajo estas siglas si bien ha absorbido a las dos formaciones que en buena medida han sustentado en diversos tramos del mandato el gobierno popular -el Partido Regionalista de Castilla y León (Prcal), que en 2011 obtuvo dos concejales, y buena parte de los integrantes de Ciudadanos del Centro Democrático (CCD), aunque entre ellos no está el único representante municipal conseguido hace cuatro años (Alfonso Sanz, que se ha hecho un hueco en la candidatura del PP)-, se configura como el tercer partido más votado, con el 14,4% de las papeletas. Dos puntos y medio por debajo de la suma conjunta de 2011 por la que lograrían tres representantes en la futura corporación municipal. Un trozo del pastel que pone en sus manos la llave de la gobernabilidad municipal.

La nueva agrupación de electores Sí se puede Aranda se situaría en la cuarta posición con el 9,6% de los votos y dos concejales, empatando así en cuanto al número de ediles con IU, que mantiene su actual representación, aunque dos décimas por delante de la coalición de izquierdas que porcentualmente incrementa sus apoyos casi un punto.

Por su parte UPyD, en línea con el declive generalizado que está experimentado la formación magenta, perdería 1,9 puntos porcentuales respecto al 5,6% cosechado cuatro años atrás y por ende la representación en la corporación municipal.

Renovación Arandina Progresista (RAP), siglas resucitadas por los concejales rebotados del PSOE, Eusebio Martín y Sergio Ortega, bajo la aspiración de reeditar el vital papel que jugó como bisagra entre 1995 y 2003, tampoco conseguiría  ediles con apenas el 3,6% de los votos.

 Si bien cuando se encargó la encuesta aún no se había anunciado la presentación de candidatura por el Partido de Castilla y León (PCAS-TC), inscrito sobre la campana con la intención, da la impresión, más de fastidiar a los ya expercales -antiguos compañeros de viaje en Tierra Comunera y hoy enemigos irreconciliables- que de obtener representación municipal, tampoco entraría en el Ayuntamiento puesto que el sondeo solo otorga un 2,5% a otros.

Con este panorama y salvo un pacto de todos contra el PP, que se antoja imposible, o enrevesadas fórmulas tripartitas muy poco probables salvo sorpresa mayúscula ya que la mayoría de las formaciones ‘derrotadas’ se repelen como los polos de un mismo signo, augura que los populares volverán a llevar las riendas del Ayuntamiento el próximo mandato, siempre que obtengan el apoyo o la abstención de un partido con dos o tres ediles, dependiendo del lado que se decante la horquilla.

Alcaldesa preferida

La actual primera edil de la capital ribereña, Raquel González, también es la candidata a la que un mayor número de electores entregaría la vara de mando del Ayuntamiento. Es la alcaldesa preferible para el 14,8% de sus convecinos, duplicando a Mar Alcalde, que obtiene un respaldo del 7,1%.

El resto de los aspirantes no son en ningún caso elegidos por más del 6,8%, porcentaje que alcanza el cabeza de lista de C’s, Francisco Javier Martín Hontoria, dos puntos más que Mario Martín (Sí se puede). Javier Ávila (UPyD) y Yonatan Gete (IU-EQUO) son los menos preferidos como alcalde, quedándose en un 2,4% y un 2,9%, respectivamente, mientras que Eusebio Martín (RAP) tan solo se sitúa un punto por encima de éste último.

Cabe destacar cómo un tercio de los vecinos de Aranda no se manifiesta ante esta cuestión, además de que uno de cada cuatro consultados no elegiría a ninguno de los mencionados candidatos para ser el regidor del municipio.

Otro dato reseñable es que la actual primera edil encuentra más apoyos, de manera significativa, entre los hombres que entre las mujeres. Raquel González es, además, la preferida en todos los grupos de edad excepto entre los adultos de 45 a 65 años, entre los que predomina la elección de la socialista Mar Alcalde.

En lo que se refiere a la preferencia por recuerdo de voto, los electores del PP y del PSOE escogen en general a los candidatos de su partido: el 45% de quienes votaron al PP preferiría a Raquel González como alcaldesa mientras que el 25,5% de los arandinos que lo hicieron por el PSOE siguen apoyando a Mar Alcalde.

Sin embargo, significativamente entre el electorado de IU son más los que prefieren a Mario Martín, de Sí se puede (22,4%), que al cabeza de lista de la formación que apoyaron en 2011, Yonatan Gete (20,8%).