Las Navas, en situación catastrófica tras la tormenta

SPC
-

Los vecinos de la localidad abulense comienzan las tareas de limpieza tras una tromba de agua que obligó a la evacucación de una veintena de personas

Dos vecinos se afanan en la limpieza del lodo y barro que quedó tras la inundación de su vivienda. - Foto: David Castro (Ical)

Las Navas del Marqués (Ávila) vivió ayer una jornada de tensa calma tras la tormenta que el lunes por la noche dejó una más que complicada situación en el municipio con casas, locales y garajes anegados, daños en parques y calles y el rescate de personas que tuvieron que ser auxiliadas de sus propias casas y vehículos.
Mientras el Ayuntamiento se plantea solicitar al Gobierno la declaración de zona catastrófica, la localidad se afanó ayer en las tareas de limpieza y en recuperar una normalidad que aún tardará tiempo.
Entre los lugares más afectados se encontraba el Barrio de la Estación y la Colonia Botella, donde los Bomberos tuvieron que evacuar a unas 20 personas tras más de diez horas de intenso trabajo. El lunes, según explicó el alcalde de Las Navas, Javier Sastre, se priorizó la seguridad de las personas, mientras que ayer llega el turno de lo material.
Por la mañana la estampa era dantesca. Casas donde las inundaciones había afectado a las plantas superiores, sótanos donde al mediodía se seguía achicando agua, carreteras cuyo asfalto había desaparecido y vehículos arrastrados e incluso algunos subidos a muro. Además el barrio de la Estación permanecía a la espera de recuperar el abastecimiento de agua potable. Este barrio fue una de las zonas más afectadas debido a que se taponó la salida del agua en un túnel lo que hizo que fuera subiendo el nivel creando una balsa de agua que inundó casas y llegó a la carretera.
Lo que aún llevará varios días es evaluar los daños, motivo por el que el alcalde y el presidente de la Diputación ya se plantean la petición de declaración de zona catastrófica. También está la posibilidad de solicitar ayudas a Junta y Diputación.

Atrapados por el agua.

Las personas afectadas tienen nombres y apellidos. Dos de ellos son Francisco Antequera y Carmen San Martín, que precisamente cuentan a Ical su experiencia desde una de las casas más afectadas de la colonia, la llamada El Torreón. Allí el agua llegó hasta el primer piso. Se trata de una vivienda familiar donde nunca habían vivido algo así. Con lágrimas en los ojos, reconocen que en «cuestión de segundos» todo se llenó de agua. Ahí estaba la abuela, de 86 años, dos niñas de uno y tres, una embarazada y una persona con problemas cardíacos. Todos tuvieron que subir al piso de arriba y pedir ayuda desde el balcón.
Juan Moreno quedó atrapado y fue arrastrado en su coche. Según cuenta, cuando se disponía a aparcar le pilló la avalancha y no pudo salir. «Me quedé allí y el coche se enganchó en la valla de la pista de tenis, lo que evitó que fuera arrastrado». Allí estuvo más de una hora hasta que pudo ser rescatado.