Sacyl lleva ya ocho días sin enviar pacientes a San Juan de Dios

Angélica González / Burgos
-

Los traslados solicitados por los médicos son sistemáticamente rechazados por el HUBU. El último enfermo que ingresó derivado del Universitario lo hizo el miércoles, 19, según fuentes del centro sanitario de la orden religiosa

El alcalde, la concejala de Sanidad y los representantes de la plantilla y la dirección de San Juan de Dios. - Foto: Jesús J. Matías

Apenas cinco días después de que se anunciara el cierre del Hospital de San Juan de Dios, el pasado 14 de noviembre, el Hospital Universitario de Burgos (HUBU) ha dejado de enviarle pacientes. Los médicos que han intentado buscar para sus enfermos esta solución como venían haciéndolo hasta ahora, se han visto con la negativa del Universitario y, de hecho, desde la orden religiosa se explica que el último paciente derivado de Sacyl lo fue el pasado miércoles, 19, es decir, hace hoy ocho días. Esta situación plantea un problema para los facultativos porque cuando deciden el traslado a San Juan de Dios es porque entienden que el HUBU -un hospital destinado a la atención de enfermos agudos- ya ha hecho todo lo posible por esa persona.
Como se recordará, el centro sanitario de la orden religiosa atiende a pacientes necesitados de cuidados de media y larga estancia y de paliativos, servicios con los que el HUBU, por el momento,no cuenta. De hecho, el consejero de Sanidad, Antonio Sáez, se reunió el pasado jueves, 20, con la dirección del Universitario y su servicio de Medicina Interna para intentar buscar una solución al conflicto que se le presenta a Sacyl si el 31 de diciembre cierra San Juan de Dios. Aún no se ha explicado públicamente qué se hará con esos enfermos aunque Sáez siempre ha manifestado que serán atendidos de la mejor manera y con recursos públicos.
Primero se pensó en el Hospital Divino Valles pues su último uso fue, precisamente, el de albergar a este perfil de enfermos, pero el consejero lo ha descartado aunque no ha contado por qué razones. Lo que no se ha desechado es la posibilidad de abrir la planta de Medicina Interna en el bloque H planta 7ª del HUBU que permanece cerrada desde la apertura del hospital en 2012. También se está explorando la utilización de las residencias de ancianos. En febrero de este año, tanto el consejero de Sanidad como la de Familia, Milagros Marcos, anunciaron que Burgos contaría este año con unidades de convalecencia en sus residencias destinadas a pacientes que necesitan una larga estancia pero en esta provincia no se han llegado a materializar, según Sáez, «precisamente para no quitar pacientes a San Juan de Dios».
Por otro lado, el alcalde, Javier Lacalle, se ofreció ayer a la plantilla y la dirección de San Juan de Dios, a ayudar en la búsqueda de una nueva cartera de clientes porque, a su juicio, «no podemos prescindir de un hospital que es fundamental para la ciudad».
Así, no descartó hablar con «algunas empresas aseguradoras y otras entidades que hay en la ciudad que permitan ampliar el número de pacientes para que San Juan de Dios no se nutra únicamente de los que deriva Sacyl; luego, claro serán las empresas las que lo tendrán que decir, aunque sabemos que es difícil porque en otras ocasiones ya se ha intentado pero todo tiene su momento y cosas que no cuadraban hace unos años veremos si se pueden hacer ahora».

 



Las más vistas