Aguas destinará 2,3 millones a renovar tuberías

C.M.
-

El mayor montante, 821.000 euros, irá destinado a cambiar las tuberías de agua y alcantarillado de la calle Montes de Oca. Le sigue por volumen la actuación en las calles Diego de Siloé, Mateo Cerezo y otras próximas a ellas, con 466.000 euros

Cambio de canalizaciones junto a la Politécnica del Vena. - Foto: Patricia González

Finalizada la mejora y la construcción de las grandes infraestructuras  como la depuradora o los depósitos de Cortes, la Sociedad de Aguas centrará buena parte de su esfuerzo inversor para este año en seguir renovando las redes de agua y saneamiento del al menos una docena de calles por un importe de 2,34 millones de los 3,47 que se destinan a inversiones en el borrador del presupuesto de 2020. 
El mayor montante, 821.000 euros, irá destinado a cambiar las tuberías de agua y alcantarillado de la calle Montes de Oca. Le sigue por volumen la actuación en las calles Diego de Siloé, Mateo Cerezo y otras próximas a ellas, con 466.000 euros, o la misma actuación en las calles Calvario o Romanceros (345.000 euros). También se prevé la unión de la arteria de agua de la avenida de Derechos Humanos con Camino Casa La Vega (263.000 euros), la renovación de la tubería y alcantarillado de la calle Vitoria (240.000 euros) como continuidad a la intervención realizada este año y la mejora de la tubería del alcantarillado en la calle San Antón y la primera manzana de la barriada Inmaculada (209.000).
La remodelación de las tuberías es fundamental para minimizar las fugas en la red por las que se pierden 43 millonse de litros al año.
Paralelamente, se prevé invertir 700.000 euros en obras realizadas en colaboración con el Ayuntamiento. Cada vez que se realizan obras de reurbanización o mejoras, Aguas de Burgos se encarga del trabajo que tenga que ver con el alcantarillado o las tuberías.
Según el borrador de presupuesto, también se destiarán 300.000 euros a la adquisición de software y hardware informáticos y 130.000 para vehículos y maquinaria
Cambio de canalizaciones en el entorno de la Escuela Politécnica del Vena. / patricia
ADAPTACIÖN DE LA ORDENANZA
El Ayuntamiento de Burgos deberá adaptar la Ordenanza de la Tasa por la Prestación de Servicios de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas a la Ley de Contratos del Sector Público que considera que no es una tasa sino una prestación patrimonial no tributaria, dado que se realiza a través de una sociedad pública. 
El anterior equipo de Gobierno del PP realizó un borrador en el seno de la Sociedad de Aguas para el cambio en enero pero como  se estaba pendiente de una sentencia del Tribunal Constitucional no se avanzó en la tramitación. La resolución de este órgano llegó en julio y en la primera reunión de la Sociedad de Aguas que se celebró en septiembre la concejala del PP Carolina Blasco  urgió en empezar a tramitar la nueva ordenanza para tener cobertura normativa. 
El concejal de Hacienda, David Jurado, se ha comprometido a agilizarla con el objetivo de que pueda entra en vigor el 1 de enero de 2020. "La ley dice que una sociedad no puede recaudar una tasa y se ha establecido una nueva figura que es la prestación patrimonial no tributaria, de modo que tenemos que derogar la ordenanza fiscal 220 y aprobar una nueva. Una sociedad no puede recaudar tasas aunque sea cien por cien municipal", indicó. 
Jurado indicó que la nueva ordenanza no repercutirá en el precio, de modo que no se incrementará como ha sucedido en  otros ayuntamientos. La ordenanza deberá ir a pleno y someterse a información pública.