139 iglesias aspiran a entrar en el convenio de las goteras

F. Trespaderne
-

Las peticiones están siendo valoradas por una comisión técnica y en octubre se resolverá el reparto de 1,4 millones de la convocatoria

139 iglesias aspiran a entrar en el convenio de las goteras - Foto: Jesús J. Matías

Un año más el número de solicitudes para optar a las ayudas del conocido como ‘convenio de las goteras’ supera el centenar y el coste de los proyectos presentados rebasa con creces la partida de la que disponen la Diputación y el Arzobispado de Burgos para hacer frente a la demanda de intervención  en el patrimonio religioso de la provincia. En esta ocasión, según señala Raquel Contreras, presidenta de la Comisión de Cultura, se han recibido un total de 139 peticiones, «cuyos expedientes ya están siendo valoradas y puntuadas por una comisión de técnicos con el fin de seleccionar aquellas actuaciones que se consideren más urgentes», apunta la diputada provincial. 
El objetivo es resolver la convocatoria a lo largo del próximo mes con el fin de que las actuaciones se puedan ejecutar hasta septiembre de 2020, ya que en esta ocasión el convenio es bienal (2019-20). El presupuesto para este convenio es de 1,4 millones de euros, de los que un millón aporta la Diputación y el resto el Arzobispado. 
A pesar de que en esta ocasión se ha incrementado la cuantía, en el de 2017 fue de 600.000 euros, la previsión es que casi un centenar de solicitudes se queden sin poder atender por falta de presupuesto, ya que la ayuda media por solicitud, apunta Contreras, oscila entre los 30.000 y 40.000 euros, por lo que solo se podrán financiar unas 40 intervenciones. «En esta provincia hay tanto patrimonio religioso que necesita mejoras que no se puede llegar a todos los templos, pero la intención del equipo de gobierno de la Diputación es llegar este año al mayor número posible y continuar con este convenio en los próximos ejercicios», manifiesta Contreras, quien lamenta que la Junta de Castilla y León siga sin entrar, desde el año 2010, en este convenio «tan necesario para conservar el patrimonio religioso de nuestros pueblos, aunque la Administración regional se encarga del mantenimiento y conservación de los templos considerados bien de interés cultura (BIC)».
Una vez resuelta esta convocatoria, lo que será oficial tras la próxima  Comisión de Cultura, en la que se informará a los grupos políticos sobre la decisión de la comisión de técnicos, la intención del equipo de gobierno es la de comenzar a trabajar en la próxima, que se ejecutará en 2021, aunque todavía no se ha decidido si tendrán carácter anual o bienal, como en esta ocasión, una decisión que se adoptó con el fin de atender un mayor número de peticiones y dar un plazo mayor para ejecutar las obras aprobadas, casi un año.
Contreras, a pesar de no poder atender todas las peticiones, destaca el esfuerzo económico que vienen realizando la Diputación y el Arzobispado para consolidar las iglesias y ermitas de la provincia, y que ha permitido consolidar numerosos templos que estaban en un lamentable estado.