scorecardresearch

Ninguna reacción grave tras 62.000 vacunas inoculadas

H.J.
-

Los efectos secundarios considerados como «normales», que pasan por dolores de cabeza, fatiga o fiebre durante las primeras 24 o 48 horas, no quedan registrados por las autoridades sanitarias

Jornada de vacunación del personal docente, el pasado sábado día 13 en el Coliseum. - Foto: Jesús J. Matí­as

Los servicios sanitarios de la provincia de Burgos no han registrado ninguna reacción adversa grave a los tres tipos de vacunas contra el coronavirus que se llevan inoculando desde los últimos días de diciembre. Hasta el pasado sábado se habían inyectado unas 62.000 dosis de Pfizer, Moderna y AstraZeneca, y ninguna de ellas ha generado efectos secundarios que hayan merecido ser notificados.

Así lo explican fuentes del Sacyl, quienes recuerdan que las reacciones consideradas como normales (dolor de cabeza, fatiga, fiebre durante unas horas o un día) no quedan registradas, por lo que resulta imposible saber a cuántas personas les ha afectado de esta manera leve o moderada. En el conjunto de Castilla y León, con más de 420.000 dosis ya administradas, se tiene conocimiento de tres casos de posibles reacciones graves que siguen bajo estudio.

Diversos episodios de trombosis ocurridos en personas que se habían vacunado con la de AstraZeneca (lo que puede ser una coincidencia temporal sin relación causa-efecto) provocaron la pasada semana la reacción de las autoridades sanitarias.  Primero paralizaron su administración y finalmente han decidido reanudarla, después de que la Agencia Europea del Medicamento subrayase su seguridad y el hecho de que los beneficios superan ampliamente a los riesgos.

Los recelos llegaron, como es lógico en el contexto de pandemia que llevamos viviendo hace más de un año, a parte de la población. La inoculación de la vacuna británica apenas había comenzado entre los profesionales considerados como esenciales (fuerzas de seguridad, bomberos o docentes) y la suspensión momentánea del proceso sorprendió a muchos con la primera dosis ya recibida o a punto de hacerlo en los días siguientes.

Tras haberse inoculado ya 4.300 dosis de AstraZeneca, en la provincia de Burgos quedaban alrededor de 9.800 que estaban ya preparadas y que quedaron congeladas. Ahora se espera que a partir del miércoles se reanuden los pinchazos, según apuntó el viernes la consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado. El reinicio desde el día 24 fue un preacuerdo al que llegaron las distintas comunidades autónomas a finales de la semana pasada, pero deberá confirmarse después de que los expertos en vacunas de diferentes organismos y de sociedades científicas hayan estudiado, a lo largo del fin de semana, las reacciones graves acaecidas en España.

«Son seguras y se vigilan». El doctor Francisco Casanova, médico del centro de salud José Luis Santamaría, explica que en las consultas de Primaria se encuentran «con reacciones que son bastante leves. Las típicas de inflamación, dolor de brazo, y fiebre. En general son de carácter leve y suelen durar entre 24 y 48 horas». Admite Casanova que los problemas con AstraZeneca han incrementado en los últimos días el número de llamadas por parte de pacientes que se acababan de pinchar o estaban a punto de hacerlo. Sin embargo, subraya que «lo importante es tranquilizar a la población porque las vacunas son seguras, eficaces y por ahora el mejor medio que tenemos para contrarrestar esta pandemia. Además, este episodio ha demostrado también que existen mecanismos de vigilancia sobe ellas».

(Toda la información sobre la pandemia y los datos actualizados, en la edición impresa y las novedades sobre la desescalada)