Villasandino y Grijalba estudian un suministro mancomunado del agua

J.C.O. / Burgos
-

El proyecto pasaría por abastecerse conjuntamente con Padilla de Arriba y Padilla de Abajo de manantiales próximos a Valtierra para garantizar agua apta para el consumo humano

La población de Villasandino tuvo importantes problemas de abastecimiento de agua durante el pasado verano. - Foto: Luis López Araico

El Ayuntamiento de Villasandino,  villa medieval de algo menos de 200 habitantes situada en la comarca  delOdra-Pisuerga, parece apostar por un suministro mancomunado de agua potable para atajar los importantes problemas de abastecimiento que padece la localidad durante la época estival. Una situación que a finales del pasado verano obligó a proveer a la población mediante garrafas.
Si habitualmente el municipio se surte de un manantial de aguas superficiales con una profundidad de apenas cuatro metros, el problema surge porque se llega a secar durante el estiaje. Una carencia que, según explica el alcalde, Vicente Grijalba, llevó a realizar un sondeo a 60 metros de profundidad que si bien garantiza caudal para cubrir la demanda les ha salido ‘rana’ en cuanto a la calidad.
Las aguas subterráneas del término municipal tienen alta concentración de sulfatos y nitritos, de algunos metales y una elevada conductividad. El pasado agosto la Consejería de Sanidad la declaró no apta para el consumo humano «por incumplimientos paramétricos» y el Ayuntamiento prohibió su utilización para uso alimentario, beber o cocinar.
Con el fin de zanjarlo, el alcalde de Villasandino, Vicente Grijalvo, explica que en 2015 concurrieron a la convocatoria de subvenciones de la Diputación para el ciclo integral del agua, recibiendo 50.000 euros. Sin embargo, ante las dudas de encontrar la solución adecuada han solicitado una prórroga y un cambio de la inversión.
Y si bien inicialmente han aprobado una memoria valorada para el suministro de un sistema de potabilización con un importe de 36.300 euros, la propuesta se está cuestionando. Una solución que pasaba por instalar un sistema de ósmosis para eliminar los sulfatos y nitritos, pero que según un estudio posterior de Hydra se dispararía hasta 70.000 euros.
Vicente Grijalvo reconoce que, sin haberse descartado, esta propuesta de potabilizar el agua a través de membranas no termina de convencerles tanto por la fuerte inversión inicial y el gasto energético que conlleva como por su caro mantenimiento y, muy especialmente, porque no garantiza el suministro a largo plazo. «Nos saca el agua apta para el consumo, pero el problema que tenemos es que a lo mejor dentro de cuatro o cinco años se seca la captación y se gasta un dinero para nada y  no vamos a invertir en otor nuevo sondeo porque por aquí el agua es todo muy parecido», argumenta.
El regidor revela que se están valorando otras opciones, entre las que que cobra mayor fuerza impulsar el suministro de manera conjunta con otras localidades de la Mancomunidad Odra-Pisuerga. En concreto, Grijalvo explica que el planteamiento pasa por  canalizar el agua de los manantiales situados cerca de Valtierra de Riopisuerga, al norte de Melgar, de donde se suministran actualmente Padilla de Arriba y Padilla de Abajo, para de manera mancomunada abastecer también a Villasandino y a Grijalba «que también tiene problemas como nosotros».
  El primer edil villasandinense asegura que ya cuentan con el apoyo de Padilla de Abajo, cuyo alcalde es además presidente de la mancomunidad, «porque a ellos les saldría también el mantenimiento más barato y solucionamos el problema de una zona». La iniciativa conllevaría construir una canalización de unos 7 kilómetros de longitud, que según estudios realizados supondría un desembolso de entre 80.000 y 100.000 euros. Para su financiación la idea es optar de nuevo a las ayudas provinciales.
«Aunque nos gastemos un poco más de dinero es un agua buena y segura y el suministro está garantizado., Pero antes de tomar una decisión de tanto dinero hay que pensarlo muy bien», justifica.