Mas reta de nuevo a la Fiscalía

AGENCIAS
-
MAS PIDE, ANTE EL FISCAL QUE LE ACUSÓ, NO CONFRONTAR LEGITIMIDAD Y LEGALIDAD - Foto: Andreu Dalmau

El líder de la 'Generalitat' desafía al máximo representante del Ministerio Público en la región al afirmar que seguirá luchando por la voluntad de una ciudadanía que tiene derecho a decidir

A cuatro días de que el Rey visite Cataluña por primera vez tras la pseudoconsulta del 9-N, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, advirtió ayer de que la capacidad de decisión propia es un elemento sustancial del proyecto de esta comunidad, para luego asegurar que ésta «luchará por ello». El líder de CiU efectuó estas afirmaciones ante el fiscal jefe de Cataluña, José María Romero de Tejada, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Miguel Ángel Gimeno, y el consejero de Justicia, Germá Gordó, en la clausura del Día de la Justicia.
Es el primer acto en que se pudo ver juntos al fiscal jefe catalán y al jefe del Ejecutivo regional después de que la Fiscalía Superior de Cataluña se querellara contra Mas.
Asimismo, el convergente incidió en que el proyecto que lidera pasa por «casar la legitimidad de la democracia con la legitimidad del Estado de Derecho, y el voto ciudadano con la legalidad, porque llevarlo al límite no es el mejor servicio». Eso sí, no hizo ninguna referencia a la querella que pesa sobre su persona, sobre la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega -presente en el acto-, y sobre la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, pero sí al 9-N que, aunque no lo citó, afirmó que desde Cataluña se pretende soldar la legitimidad de la ciudadanía cuando se expresa en las urnas con la legalidad. «Lo hemos intentado y nos han cerrado la puerta, y nos gustaría que todos los niveles de las instituciones públicas entendiesen que este mensaje es fundamental para la convivencia de todos en el presente y en el futuro», espetó ante la presencia de Romero de Tejada.
Para el número uno de CiU, Cataluña se encuentra en un momento de «voluntad transversal, casi total, de querer tener más autogobierno» y más instrumentos para ello, a los que, subrayó, Cataluña dará buen uso.
A juicio de Mas, el Estatut de 2006 fue un «intento fallido» de tener más autogobierno que varó en la mesa del Constitucional porque alguien consideró que no cabía en la Constitución. «De esos vientos vinieron estas tempestades», asumió Mas, que reiteró que el Constitucional no actuó por libre, sino que alguien puso en su mesa el Estatut y, desde entonces, hay un sentimiento de que, en lugar de ir mejorando, el autogobierno va hacia atrás desde hace cuatro años.
«En otro territorio del Estado se puede vivir con indiferencia, pero aquí llora la criatura, porque aquí se vive como una ruptura de la voluntad colectiva», aseguró.
Mientras, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, anunció que hoy lanzará su plan soberanista para que Cataluña logre su independencia en los próximos meses, y lo hará sin avalar la lista electoral unitaria que propuso la semana pasada el president.
Hasta ahora, ERC había celebrado que Mas hablara de una hoja de ruta para la secesión, si bien se mostró reacio a una alianza de cara a las urnas -distinto fue el ofrecimiento de integrarse en el Govern el pasado 16 de septiembre-, ya que considera que la lista unitaria podría hacer perder apoyos a la independencia entre los indecisos y en algunas zonas de Cataluña.
En medio de este clima de crispación, Felipe VI visitará el próximo viernes la comunidad por segunda vez en su reinado y primera tras el 9-N. Acudirá a la fiesta del 30 aniversario del Seat Ibiza en la fábrica de Martorell (Barcelona).